Atraer la suerte en 2012

2011 termina lo siguiente es obvio, empieza 2012. Al final el tiempo no deja de ser un convencionalismo, los años podrían tener unos 3650 días (hay bisiestos), si decidieramos que un año es cuando la tierra da diez vueltas al sol y mantenemos los días en esas cosas que hemos denominado horas.

Al final, todo son convecionalismos, yo soy supersticioso, es gratis y necesito pensar que no todo está controlado, porque al final, todo depende en gran parte de nuestro punto de vista, de ver si el vaso está medio lleno o medio vacío.

Siempre hago las mismas cosas en nochevieja, 3 velas: amarilla, roja, verde, laurel debajo del plato, tirar agua por la ventana, ¿funciona? No lo sé. No puedo quejarme, este año no ha sido malo, ha sido duro y positivo y creo que en mi entorno también.

El 2012 se me presenta como una vuelta a lo básico, tanto en ropa, que tendré que comprarme, como en lo emocional, un poco de filosofía a lo Wilde, donde sólo los superficiales se conocen a si mismos, es decir, no demos importancia a lo que no lo tiene, y lo triste es que casi nada la tiene y lo que la posee, difícilmente puede ser cambiado y mucho menos preocupándonos. Todo mezclado con un poco de Proust, de barroquismo y su “el único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”.

Creo que lo único importante no es cambiar, sino darnos cuenta de lo que hacemos, a partir de aquí surgirá el cambio, tanto estético, emocional o de pensamiento.

Os deseo un 2012 lleno de belleza y cosas hermosas.

Anuncios

Paris Hilton Versus Mario Vaquerizo

Siempre he encontrado fascinante es la creación de marcas personales, de levantarnos un día y en lugar de ser un cualquiera, a ser una eminencia. Y esto es raro, complicado, aunque con tanta telebasura nos haga parecer sencillo.

Hay personajes que siempre encontré encantadores, y lo digo sin ironía: el Pozi, otros aburridos como el padre Apeles, me causaba sopor.

Pero luego están los PERSONAJES en mayúsculas, gente que no queda claro lo que hacen, pero están en todas partes. El máximo exponente es Paris Hilton, que según leí en el último Vanity Fair, cobra 300.000 euros por ir a una fiesta y cobra auténticas fortunas por sus perfumes. Profesión desconocida, pero talento, por mucho que nos pese, tiene bastante, al menos desde la perspectiva del marketing, una auténtica máquina de hacer dinero.

Pero como no podría ser menos en el terreno patrio, tenemos a Mario Vaquerizo, que está pasando de ser el marido de Alaska, a una ya fusión de “Alaska y Mario”, que podría terminar en el “Alaska es la mujer de Mario Vaquerizo”. Me sorprende la alta aceptación del personaje, de hecho conozco gente que lo admira y cuando lo veo, me hago muchas preguntas, lógicamente en una democracia la mayoría tiene razón (aunque esto es muy discutible) sobre todo en temas banales.

Creo que es un fenómeno a estudiar, como gente extraña nos llega ¿Qué es lo que nos llama?. Sin haber leído biografías, ni estudiado demasiado el tema, ambos tienen una similitud, en mi opinión, juegan a no enterarse de mucho, a  esa “rubiada”, aunque Mario sea moreno. También ambos se dedican a la “música”, he de reconocer que ambos tienen temas que me gustan, el disco de París me parece divertido, al igual que muchas canciones de las Nancys Rubias, creo que también hay  una parte excéntrica, pero al final creo que todo se resume a una frase de Wilde:

La naturalidad es la más difícil de las poses.

Y creo que somos muchos los que valoramos la autenticidad, como el máximo valor posible, y creo que ambos lo poseen, nos tragamos esa pose, sea real o inventada, al final no importan lo que es, sino lo que pensamos que es, aunque esa pose naturalidad sea una extrema artificiosidad, y aunque al final, todo sea una pose, porque como también dijo Wilde: la vida es una obra de teatro con un reparto deplorable.

Por su puesto, mi felicitación para ambos.

Inocencia y Cremas

Parece que ha muerto Chita y no ha sido una inocentada, he visto la referencia en periódicos extranjeros.  Las redes sociales han acabado con este precioso día, porque pones algo y siempre hay algún listillo que pone: Inocente…

El día de los inocentes es el último resquicio de inocencia que nos quedaba, ahora sólo los niños y el día de reyes, mientras Santa gana adeptos y vamos perdiendo algo más de indentidad patria, si bien debemos ir acercándonos al modelo alemán respecto a tradiciones.

Todavía recuerdo cuando era pequeño, era otro siglo, (pero eso es lo de menos, llevo con cumpliendo 25 desde hace casi 10 años, además lo bueno es que cuando te pregutan la edad y dices: 25, la gente te mira entre asustada e incredúla, recomiendo hagan la prueba si estan por encima de la treintena) vivías para estos días, donde los playmobil eran el gran regalo, ahora son videojuegos o tablets. Y es que, como dice la canción, horrible en mi no humilde opinión, como hemos cambiado.

Pero bueno, no voy a entrar en la nostalgia y pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, porque es mentira, cuando sea rico, seré más feliz, porque pensar que se puede ser feliz con poco, es lícito y puede que cierto, pero de momento no lo veo, sobre todo porque estoy radiante cuando entro en una perfumería y veo Shiseido. He de reconocer que hay dos cremas, que tras probar mucho me han ido muy bien, por encima de otras como Dior,  Boss o Clinique: Biotherm Aquasource que encima es asequible y  la hidratante para el contorno de ojos para hombre de Shiseido.

De todas formas, siempre he encontrado fascinante el mundo de la crema y perfumería, porque pagas mucho más por algo de lo que realmente vale y lo gracioso es que la publicidad suele ser más bien sútil. Quizás aquí el Tao lo explique, y hay que tomar una “actitud más de mujer” y sumisa porque es la actitud realmente fuerte, como pueda ser la del agua: patrocinios y que la gente te vea cuando vas al Corté Inglés y revistas tipo Vogue o Vanity Fair, de esta última sí soy lector, porque encuentro fascinante desde el punto de vista de la fotografía.

Respecto a los perfumes, es muy curioso, cuando encuentras las imitaciones y en algunos casos son casi impereceptibles o haces pruebas como pude hacer el otro día entre original y copia, y la gente prefería la copia, porque era más suave.

Realmente la publicidad es el arte de la mentira o bien hacer que se confunda los términos valor y precio. Y realmente nosotros somos un anuncio continuo, en una vida donde nos prostituimos, por cariño en el peor de los casos y por dinero en el mejor.

Por cierto, he creado mi cuenta en twitter, @evomusas

Mira una moderna: Una mochila divina.

Entre el pavor y la vergüenza ajena me encuentro, el objeto en cuestión, está aquí, una mochila, que refleja un portal de Belén, por hacer el chiste fácil ¿por qué no han puesto una foto del portal de la Estebán?.

Cumple los requisitos para que haya usuarios la compren, exclusividad, 500 ejemplares y una garantía de 30 años, precio… 100 euros. Realmente, las marcas, juegan con la idea de exclusividad, para que sus compradores, que necesita reforzar su autoestima, piensen que van a ser únicos,  pero un poco de reflexión, ¿ser único, es ser bueno o ser mejor?. La respuesta va a ser que no.

Realmente la gente que es única, es única, (una obviedad). Y genéticamente casi todos los somos y si unimos génetica más comportamiento, todos. Eso no quita que un buen envoltorio nos facilita las cosas, profesional y emocionalmente. Debo buscar la referencia a que la gente alta ganaba más dinero…

Puedo llegar a entender que un vestido hecho a medida, cueste una pasta, incluso que vayas a una boda y no quieras que tu traje sea llevado por otra persona, en el caso de los hombres es mucho más fácil, porque al final, la corbata es lo que marca la diferencia (en mi caso, la no asistencia), pero cuando diferenciarse es mediante la extravagancia, se corre el riesgo de ser un poco, una de mis palabras favoritas: mamarracha/o.

Al final la pregunta es obvia, ¿es necesaria esa mochila?

Y creo que crearé esta sección en mi blog: Miraunamoderna.

Y la música que puede acompañarla, como no, es está canción:

Pd. Recomiendo que la gente se lea las trampas del deseo, un libro bastante interesante que nos comenta como tomamos las decisiones, aunque en mi experiencia todo se resume a que elegimos desde el miedo o el amor, generalmente lo primero, siendo el miedo a no ser aceptado por los demás uno de los motores principales.

Yo Evo, Acto II

Ahora que tengo delante el gentleman, una revista que cuesta 4 euros y hecha para hombres ricos y  no lo soy, como he dicho, la vanidad es uno de mis pecados, pienso ¿me hará más feliz poderme comprar una bola de navidad de color chocolate de Louis Vuitton? Sinceramente, no.

Los pobres venidos a más, entre los que yo me encuentro, somos victimas de una publicidad excesiva y unos delirios de grandeza, un poco como la canción de fangoria, más es más, cuando lo que siempre se ha vendido, como frase de, por y para modernos es el: “menos es más” de Van der Rohe.

He tenido fases en las que leía Proust, mi autor favorito es Wilde y ahora estoy en fase de libros de autoayuda, de hecho, pensé escribir este blog de eso, autoayuda, pero tras un echar un vistazo al panorama… la mejor forma de ayudar a los demás, es ayudándome a mi mismo, no se puede dar lo que no se tiene, y ahora mismo puedo dar un montón de pecados,  algunos conocimientos y un punto de vista algo extravagante, por lo que me decidí por esto, por un caos de palabras, con pretensiones y sin pretensiones al mismo tiempo.

La publicidad, me aburre, y como dijo la gran Chanel la gente aburrida es tóxica, supongo que las cosas también. La vida es un anuncio continuo, siendo nosotros los que elegimos si queremos ser un anuncio de mercedes o uno de la teletienda, pero siempre esperando que alguien nos compre.

Yo creo que en esta fase soy un poco como el ab shaper, o cualquier cacharro que promete abdominales con 5 minutos al día, como si 5 minutos fuera algo más que sexo de larga duración y cuidado, no hay que menospreciar las cosas de corta duración, las mejores canciones o la capacidad de sentir felicidad está en el instante, en un punto álgido, para luego decaer y volver a subir posteriormente. En la mayoría de los casos también se sube, se trata de ser realista, el pesimismo está “demodé” (tanto como la palabra demodé) y el optimismo, nunca  ha seguido la moda, porque casi siempre sigue un estética “perroflautera” o bien, cuando ves una revista, generalmente del corazón, alguien superestirado por el botox, te dice que es feliz, y por eso me cambio la cara cada dos por tres y me niego a envejecer, porque soy feliz y mi vida es plena.

Si fuera un anuncio, sería un “ab shaper”, ¿cuál seríais vosotros?

Y como frase, que he encontrado también en la revista me quedaré con esta: Cada vez estamos más cerca de ser nuestros propios extraterrestres, de Alberto Olmos.

Ferrero Rocher, la expresión del buen gusto.

Me gustan los Ferrero Rocher, los de toda la vida, no tanto los de cereza.


Pero, ¿tienen que hacer un anuncio tan soso? Esa gente tan tiesa, parece disfrutar poco de esos bombones, es como si se tratase de un pecado, por no hablar de la delgadez. No señores, los Ferrero están buenos, saquen a gente que disfrute comiendo, no pasa nada, porque no sean tan perfectos y sobre todo tan delgados.

La gula es un pecado, y los de Ferrero lo promueven, yo soy fiel defensor de las tentaciones, la única forma de evitarlas es… ¡cayendo en ellas! así que todo está bien, salvo la delgadez y la tontería, sobre todo en navidades.

También soy fiel defensor del minimalismo, pero en Navidades… lo siento son barrocas y horteras, el rojo, el verde y el azul en navidades, pegan (en el árbol) en la ropa, podría ser detenido/a por escándalo público.

Mi consejo sería, saquen en el anuncio a personas que realmente sientan los placeres de la gula, se regodeen, yo pondría mi foto, acabo de comerme a los que he hecho la fotografía, cinco, y los he disfrutado, eso sí, previo jamón ibérico, de cebo, no está la cosa para derroches innecesarios, algún marisco y carne, sí es día 25 y el día 7, tras el roscón, volveré al gimnasio y a la dieta.

Al final creo que comenten,  uno de los pecados más graves el “Wanabismo”, el querer y no poder, aunque he de reconocer que también peco de este.  Entre la gula, la envida, la lujuria y la vanidad… van a tener que crear un infierno para mi solo : ).

Abrazos

Evo.

Evo, Acto I

Queridos y queridas, dada la vulgaridad actual, mi interés es denunciar que la moda es algo horrible y que como dijo Wilde por eso hay que cambiarla 6 meses, que las imitaciones a veces superan al original y que sólo los superficiales se conocen a si mismos.

Los pasos a seguir son sencillos, primero un blog, para escribir mis opiniones y luego  un facebook, me horroriza Google plus, o quizás un twitter para ser absolutamente moderno.
Lo más importante en este blog: Todas las opiniones son respetables, incluso aquellas que erróneamente, difieren de las mías.
Un abrazo