Cielo meláncolico

Hacía tiempo que no escuchaba una canción, que me llegará tan dentro, que me recordaba lo bonito que puede llegar a ser el dolor tranquilo, de como nos inunda y nos traslada a un momento donde la mezcla del amor que lo produjo y pérdida actual se funden, para dar luegar a un entendimiento superior. El dolor sana, que cuando lo sacas florece y tras eso, se funde como los cerezos en flor, azotados por el viento.

El dolor, está asociado al amor, son indisolubles y dos caras de una moneda, de una moneda antigua y valiosa. El sufrimiento sería la moneda falsa, lo que creamos en nuestra mente, por traumas, posiblemente infantiles y que nos lleva al desasosiego, que nos desgarra  y cuando lo hace nos astilla, alejándonos de el único fin que todo ser humano debería encontrar: La paz interior.

La paz interior, es lo más bello que podamos encontrar, y está se encuentra, haciendo la última y la más difícil de las elecciones, el amor sobre el miedo. Y creo, que muchos andamos perdidos en ese camino, pero que una vez empezado, habrá momentos y regalos como está canción, que aquellos a los que nos dieron el castigo de una intensa emocionalidad, también nos regalaron una grandiosa sensibilidad, que sentir el infiero también me da derecho a tocar el cielo.

Gracias Goldfrapp.

La letra de la canción, está por ahí, sería fácil copiarla, pero mejor que cada uno la lea, por si mismo o simplemente se deje llevar por ella y la sienta a su manera.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s