Los peligros de la carne

Llevo unas semanas sin comer carne, meses sin jugar con ella. Hace tiempo, que mi cuerpo no responde, que no es mío, los motivos son desconocidos, un día, mi cuerpo ya no está preparado para jugar con la carne y ahora he dejado de comerla.

Este proceso, es extraño, porque siento que mi vida no es plena, pero he ganado en tranquilidad, podríamos tildar esto los beneficios de la falta de energía. Ahora que ella me falta he ganado en tranquilidad, pero lejos del aburrimiento, es un sentimiento que se me hace extraño, la tranquilidad.

Ayer en la sicoterapeuta, comentaba como hay dos partes en mi muy cabreadas una con la otra, la emocional y racional, no se tocan, se delimitan cual cuadro de Mondrian, cada una encasillada y separadas por una gruesa línea, hay teorías psicólogicas, para todo, deberíamos estudiar, nuestros gustos artísticos y nuestro subconsciente, ahora que veo Mondrian, me veo a mi mismo… Al menos no es un Pollock, que para mi es un caos y estéticamente horrible.

Mondrian.
Mondrian (etapa clásica)

La enfermedad mental, quizás no sea la locura, es la no aceptación de nuestras limitaciones, no aceptar que somos luz y oscuridad, ¿se puede estar en equilibrio si todas nuestras acciones están guiadas por el valor, por ejemplo? creo que no, que esto nos llevaría a estar muertos: al cruzar en rojo por la calle o no alejarnos en un incendio, creo que al final, los equilibrios son necesarias, y esto solo puede provenir de que existe algo y su contrario.

Pero retomando el tema inicial, la carne es peligrosa, porque el instinto, suele serlo,  a veces puede salvarnos, pero en muchas ocasiones nos lleva a la propia destrucción, la tentación, con ese elemento, Eva probó el fruto del conocimiento, la conciencia del bien y el mal y esto nos llevo sin remedio al sufrimiento.  Esta tentación, que un cuerpo nos hace sentir, esa falta de respiración, ese león que llevamos dentro, y que queremos sacar a pasear, y que pretende dominar, aunque para dominar, juguemos a ser dominados por la otra persona y la que nos lleva sin remisión a un estado de inconsciencia y de locura, a veces la dependencia, a veces a la oscuridad de intentar repetir ese acto, que es irrepetible, como todo acto en la vida, porque el tiempo no vuelve atrás… Si analizamos nuestra vida descubrimos a veces, que el placer es algo maravilloso, pero nos ha generado más problemas que beneficios, ¿tendrán razón los budistas?

Lo que si es cierto, es que el placer con apego, con adicción, es pernicioso, pero ¿podemos vivir sin él?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s