No sé si te quiero…

¿Cómo puedo saber si te quiero? ¿cómo sabemos si realmente queremos a alguien? A partir de unas edades la lucha de intereses, de expectativas pueden más que nuestras emociones. Ya no te veo a ti, veo tu trabajo, las posibilidades de viajar, de que me seas fiel.

Lejos quedan los tiempos de Emma Bovary, de paraísos inhabitados donde tú y yo bailaríamos en el tejado, con un sol brillante, entre la blanca colada, como solo dos niños saben hacer, sintiendo el frescor de la ropa húmeda , con el contrapunto del sol, dos piezas que se fusionan en una para crear el placer.

Pero la parte racional, mi mente o mi ego, sigo sin aclararme, intentó salvarme, y lo hizo encadenándote ¡oh emoción! ahora soy un robot, proceso tus caricias, analizo tus gestos, cuando mi alma que esta cerrada llora por un futuro mejor, que aún está por llegar y no tengo certeza que llegue. La vida es un cúmulo de momentos felices, regulares y malos donde solo la aceptación puede darnos paz, ¿acaso será la paz la felicidad?

No puedo decir que sea infeliz, no es cierto, pero sí que las emociones han sido anuladas durante mucho tiempo, mi niño interior, que es la única metáfora que me vale, esta encerrado en un armario, esperando que amanezca para poder salir.

También hace tiempo empecé a correr por los caminos de la sicoterapia, intentando en ella encontrar la llave que abra ese armario, que haga el sol brille, y lo hará, aunque sea con mi último aliento, saldrás y correrás por los pasillos, sin miedo a romper el jarrón y que mamá te eche la bronca, sin miedo a suspender un examen y te retiren tu cariño, porque es tuyo y me lo he ganado simplemente por haber nacido sin pedirlo, porque ya no importará el que nos quieran, sólo el que nos queramos.

Y cuando mi mini yo y yo nos queramos, quizás pueda quererte a ti, porque tus caricias no serán enfundadas en  guantes de cristal, tus besos ya no serán el principio del sexo, serán un fin en si mismo, el futuro no será 1+1=2, más bien 1+1=1 donde a veces el uno se partirá en dos, para poder hacer nuestras vidas separas. Dónde no habrá miedo a que me dejes, porque si hay miedo no hay amor, el amor y el miedo son como la luz y la oscuridad, se definen y autoexcluyen mutuamente….

Te echo de menos amor…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s