Tu perfume

Ahora ya no está tu olor cerca de mi y no tengo una nariz exquisita, pero me gustaba recorrerte entero, reconocer los olores que despedías en cada rincón, ya fuera después de echarte mi perfume o quemar incienso, ver como los olores se mezclaban los tuyos, los míos, los del ambiente.

Es cierto que la mejor forma de perder a alguien, es pretender cambiarlo,  también creo que no tenemos dicho poder, con dificultad nos cambiamos a nosotros mismos. Debemos respetar nuestros distintos perfumes, nuestras esencias más profundas y quizás intentar moldear con sutileza como maestros, añadiendo un poco de almizcle, esencia de rosa o cardamomo (que dices que te da taquicardias) para respetarnos pero también hacernos más más llevaderos

Hoy miraba el mar, estaba en calma, poco profundo, silencioso, veía ese tibia manta de reflejos plateados, moverse sutil, como un cielo estrellado con grandes destellos luminosos, todo sin apenas ruido, sería bonito tenerte allí, olerte, ver el paso de las horas, sentados sin esperar nada, porque el tiempo es nuestro enemigo mortal. Nadie sobrevive a él. Oler el mar, las cremas protectoras de coco y toda la alegría que eso supone, si la alegría tuviera un olor, para mi sería esa mezcla, el del mar y el coco…

Me hubiese gustado tomarme un té, desde el sofá contigo cerca en invierno,  mientras tu intentas leerte los miles de libros que has comprado y yo recobrar los que me compré y no he abierto tampoco. Oler la canela del té, y salir a pasear, oler las castañas en invierno, que como leí a Maruja Torres, siempre huelen como la vida, mejor de lo que saben, pero la posibilidad de esconderme en ti, resultaría deliciosa.

La perfección es no es aquello que esperamos encontrar, es darnos cuenta de que no existe. La perfección es aceptar nuestro olor y añadir o quitar algo, pero sabiendo que somos lo que somos, porque somos así y si cambiamos demasiado, dejaríamos de ser nosotros, oleríamos a otra cosa.

La canción no podía ser otra… Bajofondo Tango Club… Perfume

Anuncios

2 comentarios en “Tu perfume

    1. Sí hay que abrazar las esencias, también dejarte llevar por la intuición y probar mezclas, porque a veces, aunque en raras ocasiones ocurre, como por ejemplo una vela con olor a vainilla o canela, durante el una gran cena, puede resultar deliciosa, el truco está en lo pequeño, es decir en rozarse sin mezclarse.

      Como bien apuntas, si mezclamos la esencia en su estado más puro, dos olores fuertes, con casi toda probabilidad, tendremos un mal resultado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s