La edad del infortunio

Cumplir años, esa cosa para que la que falta menos de un mes, pero la edad es una forma de categorización, de juzgar como joven o viejo de pensar que ya no podré hacer determinadas cosas, que el tren ha pasado, que el arroz también, ¡tantas expresiones para el derrotismo”…

Es verdad que no volveré a ser niño, ni adolescente, pero puedo volver a ser joven, reinventarme, ¿no es acaso el derecho de todo ser humano el poder empezar de 0? el tiempo es lineal o discreto según queramos, discontinuo porque en todo momento se puede romper con lo anterior, pero aún así habrá líneas, resortes, imaginarse el tiempo para mi, es como intentar definir lo que no existe, es una invención, lo podría definir como una espiral de dentro hacia fuera, en la que ganamos perspectiva, pero con agujeros de gusano, que nos podrán llevar a otro sitio, a veces buscado por nosotros, otras por el azar.

Lejos del fatalismo y la religión, levantarme no me cuesta, me cuesta venir al trabajo y ver que hago lo mismo, intentar hacer cosas, pero realmente ver la intrascendencia de las mismas, la edad, me pesa, pero porque sigo pensando que la tengo, que es mía, reinventarse debería ser una obligación cada año bisiesto, dejar lo que hacemos para hacer algo que nos apetezca más, los problemas, el miedo, tener miedo es muy humano, también aquí los religiosos los tienen más fácil, quizás yo también, tener fe en un futuro, en que el destino juega a favor y no en contra, aunque para mí sea al contrario… El tiempo no se escapa de nuestras manos, porque no se escapa lo que no existe, el pecado debería ser cumplir años, porque eso es sentencia.

Imaginarme en una playa viendo amanecer, con un libro, pensando en escribir otro, y vivir de eso, sería maravilloso, no aspirar a tener bolsos de Louis Vuitton, simplemente a ver el mar y amanecer, a ser feliz con eso, porque la búsqueda de la felicidad, es la elección de la infelicidad, sé es feliz o no, en este instante, buscar es pensar que no lo tenemos y aquí se encuentra el principal problema, espero que el mar me bañe alguna vez y que con las olas, se lleve mi edad y mi tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s