Prada versus Primark

No puedo ser feliz, cuando intento ser diferente del resto, porque si encuentras alguien feliz, surge la contraposición. No se puede ser estrella y agujero negro al mismo tiempo, o tal vez sí. Sé que el cuerpo ya me pide romper con este pasado, con un trabajo que si bien no me pagan mal, tampoco lo suficiente como para seguir atado a una vida que no es la que deseo.

Hay dos corrientes en mí, la de los extremos y la aceptación o ir al punto medio y contemplar, creo que ambos puntos son válidos, y me muevo ahí, distancias imposibles de cubrir en un espacio no cuántico. He pretendido ser estrella y agujero negro, humilde y orgulloso, sumiso y poderoso, todo está en mi, pero al final, tampoco se si nada está en mí. La máscara, que llamo eneagrama numero 4 con ala 3, el “burgués”, se apoderó de mi, y ahora ¿qué soy? ¿quién soy? y lo más importante ¿qué quiero hacer?.

Solo los niños, son absolutos, por eso me asombran, lloran o ríen, saben que les gusta y que no, y perdemos esa capacidad, esa flexibilidad y ternura, para compertirnos en seres rígidos, que muestran una capa fría y distante. La evolución y la edad, son contraproducentes para la raza humana.

Ahora, que siempre “el burgués” que hay en mí, toma el poder, se frustra, pero mi otra parte, esta bipolaridad frecuente en todo el mundo que conozco, me dice, esto no lo haces por ti, lo haces para los demás, esa confrontación de mar bravo contra acantilado que se derrumba, pero que promete aguantar durante mucho tiempo, ese odio a lo que puede representar un Primark y el amor a lo que nada supone que puede ser un Prada. Porque el elitismo, que persigo no es más que una falta de amor hacia mi, un intento de sentirme superior, y solo por ello soy inferior, porque como dijo (más o menos me niego a hacer copy-paste) mi maestro de cabecera Wilde:

Todo santo tiene un pasado y todo pecador un futuro. Por eso no deberíamos juzgar tan a la ligera.

Y el elitmos pasa de juzgar algo como mejor que otro, cuando nada es mejor o peor, depende de un juicio y como tal, es inexistente, al menos desde una perspectiva física. ¿qué es un juicio? ¿tiene materia?

Así que hay dos opciones, darme cuenta de que ni Primark es tan malo, ni Prada tan bueno, porque al final, solo me llevaré las experiencias vividas, y eso no es una marca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s