Medusa frente al espejo.

¿Qué pasaría si Medusa se mirase en un ataque de vanidad en un espejo? Se convertiría en piedra, pues eso es lo que ocurre contigo vanidad, es un pecado mortal, sobre todo para el que la sufre.

En estos tiempos donde Instagram se convierte en un escaparate de selfies y filtros, con posturas imposibles típicas de contorsonistas avezados. La belleza es una tirana, porque te subyuga y aunque la poseas, te abandonará.

La inteligencia permanece, pero difícilmente deslumbra si no va acompañado de otro  componente, el poder. Al poder no encuentro como calificarlo, creo que es el más pernicioso de los dones, la peor de las virtudes y quizás el mejor de los defectos.

Pero volviendo a ti vanidad, al espejo, que tarde o temprano se rompe y al que encuentro interesante, por ser mi ala en el eneagrama,  ¿qué hacer cuándo me he convertido en un escaparate que ni yo tan siquiera quiero comprar?

Esta es mi pregunta existencial ahora, Wilde dijo que la mayor parte de la gente solo existe, esto es todo.

Nos hemos vuelto un escaparate intentando ser guays, deslumbrar,  pero no se puede deslumbrar entre tanto brillo y corona, tanto intento de reina y tan poca introspección del hermitaño, mostrarse continuamente como lo mejor que se puede engañar, es simplemente subirse a un escenario, dónde al final se apaga la luz y solo queda oscuridad, porque la VIDA en mayùsculas, es esencia y la esencia no puede estar en pretender ser lo que no se es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s