Rendirse es más difícil que luchar.

Rendirse es mucho más difícil que luchar, por eso seguimos cometiendo los mismos errores, luchando por sueños que ya no son nuestros, defendiendo ideas que no sabemos de donde salen, intentando llegar a dónde poco importa ya para cumplir unas expectativas que ni tan siquiera son relevantes.

Los animales son más sabios, intentan algo, pasado un tiempo se rinden, nosotros seguimos en una lucha, porque ¿cómo va a poder esto más que yo? Ser una hormiga en el universo, creyéndose un Dios todopoderoso solo puede  crearnos insatisfacción. La magia fue creada por el ser humano para no aceptar la realidad que no puede ser cambiada, la esperanza es la que generó la magia,  cuando las leyes físicas, químicas, mentales, del sentido común o del sinsentido ya no permiten retorcer la realidad de lo que se nos plantea, surge la magia, la posibilidad de que todo cambien en un instante y una vez lanzado el hechizo, a esperar, lo curioso es que el hechizo sana, porque te rindes y esperas que sea el universo el que siga el cauce que pensamos, aunque seguirá el propio.

Es la rendición, la que nos sana, no la lucha, porque no puede surgir paz de la guerra, como tampoco luz de la oscuridad. El ego nos dice que la vida es dura y a veces lo es, pero golpearnos con una barra de hierro de poco sirve, es mejor dejar la barra atrás, que intentar romperla y quien sabe, si nos encontramos con un herrero entregársela y que nos haga una herradura con ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s