Batallas imposibles de acabar

Las batallas surgen de la no aceptación, del intentar cambiar lo que hay, pueden ser buenas o malas, pero y aquí como en el amor no sincero, hay peros, deben tener posibilidad de finalizar.

Una batalla sin fin, es una pérdida de tiempo, una no aceptación,  como la que tengo ahora mismo contra el calor, mientras escribo esto en calzoncillos, en una silla de ordenador sin aire acondicionado con un ventilador que mueve un aire recalentado. Lo único bonito es que suena el Ave María de Bach Gounod, una pieza sencilla y preciosa,  que trae a mi mente palabras como: “la belleza de lo simple”, “el arte de lo no rebuscado”. No tengo ni idea de música como de muchas otras cosas, pero sí sé que me gusta, que me da paz.

Mientras esta mañana sudaba, me echaron una maldición gitana por no dar dinero, como si la maldición pudiese tener efecto, como si con la simple invocación de palabras se pudiera destruir o construir algo, los conceptos no crean ni destruyen, son las manos, siempre es el cuerpo el ejecutor. Es el cuerpo el que nos lleva a placeres cuando la mente es apagada, a sacrilegios en contra de la voluntad divina, el sexo es la única forma de meditación que la mayor parte de la humanidad quiere practicar, aunque este deseo se va con la edad.

Pues esta mañana con el café, desayunando 3 personas, se necesitan 3 puntos para crear la primera forma geométrica, el triángulo, 3 dispares, donde la que tenía papeletas para ser menos feliz, es la que es más, yo en el punto medio y la que tiene todo, la menos feliz en estos momentos. Un triángulo escaleno es lo que formábamos sin lugar a dudas.

La felicidad es la más extraña de las cosas, la que no se puede buscar, la que no sigue normas lógicas, la que surge de la inocencia y lo intelectual mata. Y la prueba el café de esta mañana. La pena me invadió durante un instante, esa es mi batalla inacabada, por el desconocimiento de lo que quiero, de mi vacío interior,de la falta de placeres, de pasiones, de saber que tengo el poder de cambiarlo todo en un instante y no ser capaz de ejecutarlo.

¿Que sería de mi si utilizase el poder que todo ser humano tiene? El poder de hacer lo que quiere, sin más lamentos que saber que es mi derecho,  hacer lo que quiero y tras muchos años, tampoco me resulta fácil identificar que es lo que es. Casualmente el otro día cogí unas cartas del tarot, y salieron 2 de oros, el mago y el 2 de bastos, las tres cartas, forman un triángulo,  pero equilátero, pues las 3 están relacionadas entre sí con la figura del mago, de la magia creativa que cada uno tenemos, que hay que ponerla en funcionamiento para que la vida sea plena, de esta forma la batalla finalizará, porque no me quiero morir sin alcanzar la paz, que por mucho que se empeñen, siento que se puede alcanzar en vida.

Sentir que se puede mirar por la ventana en una tarde de otoño y no querer cambiar nada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s