Cumplir sueños

Ayer por la noche me bañe desnudo en el mar viendo las estrellas, no es que no me haya bañado ya desnudo, pero nunca había visto las estrellas al hacerlo. Algo tan simple he tardado mucho tiempo para hacerlo, son cosas que voy posponiendo quizás porque pienso que puedo hacerlas en cualquier instante, pero no es así. Tiene que ser de noche, verano y al igual que ocurría ayer un excesivo calor en Málaga.

Ese calor que no me dejó dormir y al que se une que mañana vuelvo a Madrid y no quiero; ese no quiero surge desde el estómago es visceral, porque no me gusta meterme otra vez en horarios, en una vida carente de significado y sé que lo peor que puedo hacer con mi vida es buscarle un sentido. Pero no, el estómago me dice este no es el camino a seguir, David, este camino no es el que has de tomar.

Hoy fui al vivero y compre dos plantas, dos orquídeas algo más raras que las frecuentes que se pueden encontrar en IKEA, mañana las llevaré en el AVE, espero que estas no se me pudran, me gustan las orquídeas, por una sencilla razón, son delicadas y tardan en florecer y cuando lo hacen, son bellas, esplendorosas. La vida para mí es así, delicada, va cogiendo fuerza para terminar floreciendo y no lo hace una vez o dos, sino muchas veces, da lugares a otras plantas, viven para ser bellas, luego en otros instantes, son simples hojas verdes, pero mantienen el secreto en su interior, la energía creativa está dentro para dar lugar a otra flor, a otro tranquilo éxtasis estético y casi estático.

Y yo llevo demasiado tiempo siendo un puñado de hojas verdes, he de buscar la forma de florecer y no solo para cumplir mi objetivo de abdominales marcados y posiciones de yoga complejas en el cual me meteré también esta semana.  He de buscar otros placeres inmediatos.

 

Anuncios

2 comentarios en “Cumplir sueños

  1. Es muy curioso eso de posponer cosas. Como criatura que nunca ha sabido gestionar su tiempo demasiado bien, siempre he tendido a posponer miles de cosas (viajes, planes interesantes, lecturas) ya no por la cantinela recurrente del “ya lo haré luego”, sino por el “no me da la vida, no tengo tiempo”, cosa que a veces era así, y otras no.

    ¿No te gusta Madrid? ¿No te gusta tu trabajo? ¿O no te gustan los horarios? Fíjate que para ti, volver es un momento de ansiedad, y para mí la ansiedad sería no volver, quedarme aquí estancado, como esos años. Curiosas las diferentes perspectivas. No entiendo mucho por qué está mal buscarle un sentido a la vida. ¿Cuál es la alternativa? ¿Una ruptura con todo?

    Finalmente, te deseo mucha suerte con las orquídeas. Las dos de IKEA y… bueno, la tuya. 🙂

  2. Gracias por tus palabras. Más que suerte es valor, como en Oz siempre tuviste el poder de regresar a casa Dorothy, ¿no?. No me gusta mucho Madrid, no es un sitio donde me gustaría jubilarme, no me veo lejos del mar, es muy grande y para mí por eso es incómoda.

    La vida es vida, ¿por qué ha de tener sentido? Creo que es limitarla, puede ser un caos, un devenir sin finalidad alguna, una vida dadá. La alternativa Alexim es utilizar el poder que todos tenemos, el de saber que en la mayor parte de las ocasiones hacemos lo que queremos y empezar a hacer lo que uno quiere a pesar de los miedos y la máscaras en lugar de intentar hacer que me guste lo que hago.

    Gracias 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s