Dicen

Hoy es viernes, iré a un sitio donde nunca he estado, un pueblo de León, allí veré a Jaime. Me agobiaba ir tantas horas de bus, sin nada que hacer, me descargué Jessica Jones, creo que es hora de darme de alta en Netflix, como ya me hice premium de Spotify.

Las primeras veces son especiales, así que me gusta ver el paisaje, aunque ya me han avisado que es poco tiempo en el que las vistas son buenas. Iré con mi libro de Lucía Berlín, Jessica Jones en la tablet y Spotify,  esto último ha sido la mejor inversión junto con la chica que viene a limpiar una vez a la semana que he hecho en mucho tiempo.

Ahora mismo me debato entre si regar las plantas que tengo en el interior, 2 orquídeas y un aloe vera, que no sé como va, si ha “agarrado” o no, porque cada vez lo veo más seco por las puntas, creo que lo sacaré a la calle, porque es un tipo de cactus o eso pienso, ya lleva varias semanas dentro de casa y parece que no le está sentando bien.

Las plantas no se me dan bien y me gustan, es como bailar, o otras tantas cosas que son las que más recuerdo, es curioso como recuerdo lo que no se me da bien y lo que sí se me da lo doy por sentando, es algo que hablo mucho con mi sicoterapeuta.

Hoy sí me acuerdo del sueño, iba a ver a un homeópata, que lo que intentaba era abusar de mí, pero en plan bien, sutilmente intentando cortejarme pero con las manos largas, (sé que al escribir esto parezco una mujer indefensa y no un tío que te mete una leche y te manda 3 metros más allá) me aconsejaba que respirara bien, al despedirse se transformaba en algo en una puerta interestelar, con estética un poco ochentera  y se iba. Luego al salir me preguntaba la chica de la clínica, eran 3, ¿qué como se me había ocurrido si tenía otro doctor? Y le dije que había ido mal, que esperaba haber ido al que siempre voy, que resultaba ser mi casero. En el sueño también aparecía Alison Goldfrapp que entraba a la consulta después de mi…

Con estos sueños no saco yo para un novela, tampoco es que quiera morirme de hambre a estas alturas. La literatura está mal pagada, no creo que encuentre un mecenas porque estamos en el siglo XXI, aunque si me hago hippie es una posibilidad.

Respecto a lo de hacerme hippie leí una noticia de una persona que vivía sin dinero, los comentarios no tienen desperdicio, del tipo “claro, vive en casa de unos amigos”, Cómo si tener amigos que te den tu casa fuese fácil o decidir irte al monte y dejarlo todo  también, pero ya sé que estamos en un país de envidiosos y qué nos fijamos en lo que no hacen bien según nuestros criterios y sí  y mucho en lo que hacen mal, porque encima vamos de correctos. Decimos muchas cosas, que somos incapaces de decir a la cara y cosas con la que aportamos nada o mierda.

A veces me pasó de sincero, cómo ayer cuando vi el vestido para una boda de una compañera que le dije que no le pegaba, que a ella le veía de otra manera, pero en mi defensa diré que me salió de forma espontánea. Eso fue mejor que otro comentario cuando ella se había ido, que fue “es que es un vestido de mujer y ella nunca se viste así…”, que tuvo su gracia, pero… Otras no soy sincero y así al final te dices ¿cómo soy?

Por el momento voy a empezar a hacer la minimaleta pera el fin de semana que llego tarde.Y solo me tengo que acordar de la férula de la ortodoncia, colonia y el cepillo. Lo demás son dos días, tampoco es que importe mucho.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s