29

Hoy es 29 de Agosto. El 29 es el número que menos me gusta, es un número gafe, antes era un numero vulgar, pero decidió rebelarse y mostrarse como un número que me traerá siempre malos recuerdos, a pesar de que mi santo es un 29.

Un fallecimiento en ese día lo volvió maldito y mi carácter obsesivo hacía que mirara el reloj continuamente, si veía el 29, sentía que todo iba a salir mal.

Los racionales saben que eso no es verdad, los esotéricos pensamos que hay algo más allá. Los primeros terminan muriendo, los segundos somos eternos. Es el precio a pagar por no creer en la mala suerte. Al final, todo es lo que pensamos que es, una visión cuántica, bastante distorsionada y simplista.

Mi tía murió de la quimioterapia, no murió de cáncer.Recuerdo la última sonrisa, se quedó para siempre grabada, yo estaba en el sofá de la casa, la recuerdo amplia, grande. Del día de su muerte, recuerdo el agua del fregadero, era roja por el tomate, formando figuras redondeadas con la espuma del lavavajillas, un cielo algo lúgubre y cutre, el ocaso. Ya esa mañana, estaba llorando en el sofá de la habitación de arriba,  sabía que algo pasaba, algo me lo decía, porque las entrañas tienen el poder de predecir el futuro. Como cuando conocemos a alguien y las entrañas dicen no, pero la mente dice sí y nos embaucamos en una relación que no llegará a ningún puerto.

No voy a escribir más de momento sobre ese episodio de mi vida, pero aquí estais 29, todos los meses del año a excepción de muchos febreros, para recordarme que existes y que eres una espada que pende sobre mi destino. Encima no cabe la venganza, porque te destruiría de cualquier forma, eres la demostración de mi insignificancia, eres también el que me muestra la necesidad de ser humilde. Como en “Las Horas”: “Alguien debe morir, para que el resto de nosotros valore más la vida. Es el contraste”. Y aquí estoy como casi siempre en verano, desnudo en la silla, escribiendo con un café con leche, ahora que he dejado un poco la soja, rememorándote.

Menos mal que está el 25 para recordarme antes de ti y después de ti, que el sol sale por las mañanas, aunque sea detrás de las nubes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s