Plantas

Estoy viendo como una de las plantas del dinero se muere, no puedo hacer nada, asimismo no sé si el aloe vera que traje de Málaga va a sobrevivir, no tiene pinta, hoy le eché abono.

También se murieron la gardenia y la orquídea que compré en IKEA, parece que soy un asesino de plantas. Ayer fui por una bromelia al LIDL pero no había y eso que las anunciaron, así que bueno a lo mejor las bromelias, lejos de mí, sí sobreviven. Dicen que hay gente con las manos verdes, que todo lo que siembran termina “agarrando” y  con pocos cuidados dan lugar a unas plantas fantásticas, en mi caso, mis manos deben ser amarillas o marrones,  muy verdes no parecen.

No sé que se me da bien, es algo que no termino de ver, no se me dan bien los niños, algunos lloran cuando los cojo, no se me dan bien las plantas, tampoco los animales y eso que estoy barajando la posibilidad de comprarme unos periquitos porque eso si podría tenerlos en casa.  Y le daría un toque de más vida al piso, dado que las plantas… parecen que no son lo mío.

Los puntos de vista radicales sí se me dan bien. Me interesa la vida, también la muerte, (Wilde dijo que “la mayor parte de la gente existe, eso es todo”) una existe como contraposición a la otra, ayer lo hablaba con J. el decía que las cosas no son blancas o negras, yo decía que en ocasiones sí,  hay elementos que son sí o no, absolutos, quizás muchos menos de los que pensamos a priori, pero existen.

Todo vino a raíz de yo criticar a Maroto, por ser del PP y haberse casado cuando su partido estuvo en contra del matrimonio gay, como escuché en una entrevista a La Prohibida, este señor era antiLGTB para ella (también para mí). Y no me quiero meter en política porque el problema de la política en este país es como el fútbol, cero racional y discutir va a servir de poco o nada, porque todos van a seguir anclados en el mismo discurso.

Los extremos son interantes, definen los absolutos y ahí es donde esta la genialidad o el cutrerío (aunque a veces el cutrerío puede ser genial), el arte o el mamarracherío, una visita por ARCO y pueden notarse grandes diferencias, el bien o el mal y aunque aquí haya debate filosófico, hacer feliz a los demás o intentarlo para mí es el bien.

Sé que los extremos, es un camino erróneo, porque muy feliz no me va a hacer, no lo ha hecho hasta ahora y  yo soy un experto en hacer cosas para no ser feliz, (ya hay algo que sí se me da muy bien).

Los seres humanos somos distintos a las plantas,  yo intento moverme, agitarme, ir de un sitio a otro, como si el sitio dictase lo bueno o malo que soy, como si el suelo me alimentase de formas distintas y sé que lo hace, no soy el mismo con una temperatura agradable que un calor sofocante como el que vuelve a hacer hoy, no soy igual en Málaga o en Madrid o  Logroño. Al final las plantas luchan entre ellas por la tierra, por la luz, no son tan disintas de nosotros, salvo que ellas salvan al mundo, nosotros intentamos destruirlo, una diferencia abismal, pero también absoluta.

Así que voy a terminar el post, porque será por el diazepan por los vértigos de esta mañana y no me encuentro en un estado de lucidez, sí de tranquilidad y sosiego, lo cual es maravilloso creo que entiendo porque la gente toma marihuana, todo importa mucho menos, es más, diría que le dan a las cosas la importancia que tienen que suele ser poca, el equilibrio como contraposición a los extremos.

 

 

Anuncios

Un comentario en “Plantas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s