Simplicidad y barroquismo.

Las cosas sencillas dicen que son más bonitas, salvo los muebles de IKEA, me compré el sofá y tras un año la parte de cama no funciona y me costó 400 euros, tampoco es que me lo regalasen. El barroco y un purista podría matarme por lo que voy a decir, puede ser espectacular o horroroso, un ejemplo casas barroca es Amelie.

No recuerdo esa película, solo que ella era simple en una casa bastante compleja, con una música preciosa, su simplicidad es hacer lo que consideraba lo correcto ¿se le puede pedir más? Hay veces que se  confunde simplicidad y breve, una cosa breve puede ser muy compleja como el enunciado de un teorema matemático además de poco útil. Lo simple siempre es sencillo.

¿Quién cuando ha ido a una boda no ha dicho Iba muy guapa, muy sencilla o por el contrario iba muy cargada? solo los que saben pueden permitirse el lujo de ser barrocos en apariencia porque podrían parecer un árbol navidad, en lo que todos tendemos al barroco es en lo emocional, nos creemos que nuestros sentimientos son únicos, los decoramos con capas y capas de cosas especiales, no podemos querer a nuestra pareja sólo, hay que echarla de menos, ponerle música, fotos, recuerdos,  pensar en futuros idílicos comunes, como si el amor necesitara de lo anterior, como si no fuera ya de por si capaz de valerse, el amor es cualquier cosa menos minusválido, miramos a una madre y su bebé, a una hembra y su cría y entendemos que el amor, es un tornado controlado, una tormenta perfecta que podría estallar si alguien intenta acercarse de una manera que se entienda incorrecta, pero en como el ojo del huracán lo que hay dentro es paz, es un dar mutuo sabiendo que nada cambiará esa emoción ahora y durante mucho tiempo compartida.

Luego pensamos que el amor es débil, pasajero, entonces eso es otra cosa distinta. El “encoñamiento” de Madame Bovary tampoco es amor y es el paradigma de amor romántico, el amor ha de elevarnos, arrastrarnos a un mundo distinto, como Alicia en el País de las Maravillas o Dorothy a Oz, somos tan ilusos. El amor es lo que es, la ausencia de miedo, la confianza plena, la ausencia de peros y condicionales, no es una pastilla de éxtasis. Si ya Flaubert se dio cuenta que el enamoramiento apasionado no era amor, ¿por qué a nosotros nos cuesta tanto?  Lo que noto es que para muchos el amor es un calamar gigante que amenaza con devorarte, echando tinta para que no veas un pijo y sinceramente con esa visión ¿quién querría enamorarse? Pues nosotros, disfrutamos ahí pegados a los tentáculos de la otra persona, sintiendo la posibilidad de no poder, ni tan siquiera querer escapar.

Con lo sencillo que es levantarse un sábado soleado y estos son muy abundantes, mirar y darse cuenta que tenemos la opción de querer a la persona que tenemos al lado porque el amor se puede construir… Y yo que soy barroco emocional escribo lo anterior para intentar convencerme, aunque por suerte cada vez lo estoy más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s