Listas

De las cosas que más trabajo me cuesta ser es ordenado, una amiga me ha regalado una minipizarra para la nevera, para ver si me acuerdo así de determinadas cosas, como echarme el minoxidil en el pelo o comprar huevos.

Tengo una resistencia a las listas, me pregunto ¿para qué? y no me sale nada, es para no perder el tiempo en hacer una lista de algo que debería recordar, empiezo mi fustigamiento.

Creo que en algún libro de “esoterismos” aunque a este debí echarle un vistazo, decía que había que firmar un “contrato contigo mismo” para ser feliz   una listas no es más que un contrato de cosas que hacer. Es como la gente que se hace también su listas de tareas en la oficina, es ganar en eficiencia, pero yo soy de los que opinan que el desorden estimula la creatividad. Una batalla absurda debido a mi falta de memoria.

Hay buenas noticias, mañana llueve, tendré que ir en metro a trabajar porque ya hay colegio,  pero también hay algo añadido, de golpe y porrazo las temperaturas bajan 10 grados de máxima, por fin el frío llega. Quiero vivir en una casa como la que tienen mis padres, para poder escuchar la lluvia, me relejaba en invierno el ruido de las gotas contra la terraza en la cama, mi dormitorio estaba bajo ella,  mientras  tapado imagina la tempestad fuera, yo seguro en  la torre de cristal que era mi cama. Disfrutaba mucho con las escasas tormentas, como los cristales retumbaban, el olor a tierra mojada, eso no puede disfrutarse en Madrid capital, ni escuchar la lluvia, ni salvo que vayas al retiro, el olor a tierra mojada, aquí se agradece la lluvia porque bajan los niveles de contaminación, todo es mucho menos romántico.

Ahora una polilla acaba de entrar se golpea contra la pared sin cesar, pensando que puede escapar de la habitación, la muerte la tiene segura en estas condiciones, creo que somos como las polillas nos golpeamos contra la misma pared pensando que abrimos una puerta en cualquier parte como por arte de magia, en lugar de analizar la situación, mirar alrededor y buscar los huecos  por donde podríamos escaparnos. En esto las plantas son más listas, más versátiles, un enredadera va creciendo, adaptandose, buscando huecos y sin importarle nada más, tiende hacia arriba a elevarse, el reino vegatal supera en inteligencia muchas veces al animal.

Y ya es hora de volver al gimnasio porque setiembre tiene cosas buenas y es que puedo ir al gimnasio antes de trabajar.

Anuncios

2 comentarios en “Listas

  1. Las únicas listas que me sirven y me funcionan son las de la compra, más que otra cosa para forzarme a comprar lo que me he dicho a mí mismo que tengo que comprar, y no dejarme distraer por tantas historietas que no le hacen nada bien ni a mi economía ni a mi físico.

    Y, bendito frío que llega al fin. Bendita lluvia. Está bien haberlo recordado, para así tener a mano el paraguas y no dejármelo olvidado en casa y llegar hecho una sopita. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s