Pollock

Ayer me devolvieron el libro que me dejé en el bus de Lucía Berlín ya lo terminaré entre la ida y venida del viaje de 4 horas en bus. Por fin terminaré un libro en mucho tiempo que no sea de autoayuda, luego cogeré a Proust o Mishima.

Ayer una compañera hablando de arte, pensábamos lo mismo pero de distintas formas, mi idea  es que el arte es como el porno, me pone o no, más allá de buscar colores o ideas. Cuando hablo de arte siempre me sale el nombre del mayor horror estético que es Pollock. Es feo, es como el gotelex del arte, como si la literatura fuera escupir palabras, por ejemplo la primera palabra sería el nombre del cuadro y lo demás lo que me viene a la mente sin pensar:

Trabajo: mierda, prehistoria, decadencia, enchufismo, amiguismo, fracaso, pérdida de tiempo, ira, pisoteo, envidia, cotilleo, rabia, estupidez, incompetencia.

Málaga: Mar, tranquilidad, familia, amigos, cotidiano,

Madrid: atascos, contaminación, posibilidades, tiendas, economía, calles, museos, caro.

La verdad es que es terapéutico, porque si no pienso viene la realidad,  el trabajo no es lo que más feliz me hace, he sentido la rabia al escribir sobre “trabajo” como se apoderaba de mí el “bicho” que llevo dentro la gran cantidad de rabia por no sentirme reconocido ni valorado y esto aunque muchos digan que si no me hago valer, ¿quién lo hará? también es trabajo de los jefes.

La responsabilidad de la que muchos libros de autoayuda intentan hacernos causantes al 100%, como si pudiéramos controlar realmente las enfermedades de un ser querido o que un coche nos atropelle, me parece que en algunos casos no es tal.

Y creo que es complicado dar lo mejor de nosotros en según que ambientes, que podemos ser un poto que crece en agua o en tierra, que se adapta al clima y aún así sigue adelante, pero que al menos algo favorable hemos de tener agua o tierra, no sé hasta que punto puedo moverme en entornos tan poco favorables como el profesional.

Así que bueno, me imagino golpeando un saco y sacando toda la rabia, quizás eso fuera terapéutico, tanto como me resulta escribir esto, pero entonces surge:

Otoño: hojas, castañas, frío, jerseys, cafés agradables, luces, cucharita, tarta de zanahoria

Y me doy cuenta de que quizás lo mejor este por llegar.

Gracias Pollock.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s