Lexatin

Ayer me tomé un lexatin, no podía concilar el sueño, estaba angustiado porque mi madre está enferma. El trabajo se me complicó, como viene siendo habitual, sin expectativas, me sentí humillado, porque todo sigue igual pero se me recuerda lo importante que soy, si así fuera ¿no debería tener equipo? ¿no debería subirse mi sueldo?

Mi situación se está volviendo compleja,  esta racha de mala suerte se está alargando demasiado, sé que todo es comparativo, que hay gente con hijos que puede perder ser casa, que yo esoy mejor que ellos, pero la resiliencia nunca se ha parado en mi, sí la angustia, la ansiedad y el imaginarme los peores futuros posibles en cualquier circunstancia, podría pasar a la historia como “David, el Tremendo”

Quizás soy tan exagarado para sentirme vivo, porque pienso que el dolor redime de los pecados y alcanzaré la salvación mediante él, lo cual es absurdo sin ni tan siquiera saber si existe vida más allá de la muerte.El hacerme daño con pensamientos e imaginaciones que no vienen a cuento quizás denote una falta de amor a mi mismo, una necesidad de sufrimiento por sentirme incorrecto, esto es lo que no sé.

Mucho de lo anterior proviene de una creencia “no puedo” está metida en mi, forma parte de mis huesos, de mis vísceras, el ser una planta que nace, pero que se niega a florecer por sentirse incapaz, aquí la naturaleza siempre es más sabia que el ser humano, el ser humano ya no forma parte de ella. Eso explicaría porque empiezo muchas cosas y no termino ninguna en parte, no a servir,  una forma de autosabotaje.

Y la creencia es falsa, pude hacer una carrera difícil en 5 años, pude ir a San Francisco de viaje, pude salir de Málaga y venirme a Madrid, si he podido millones de cosas a la largo de estos tiempos, pero la creencia, el personaje sigue aquí, minúsvalido.

La sicoterapia aquí me ayuda, me viene a decir que todo es un personaje que cree y que por lo tanto no es real, al final nada lo es,  un cuadro es un cuadro pero a cada persona le evoca algo distinto, cada persona puede ser “David, el Tremendo” o “David, el Resiliente”  y en función del personaje la realidad será una u otra. La objetividad solo se daría si fueramos objetos, pero somos sujetos, no sé si esto era de Jose Bergamín.

Y aunque me metí en la  Wikipedia y parece por las citas que Bergamín era taurino, lo cual me resulta difícil de asimilar esta otra frase si me gusta “El que solo busca la salida no entiende el laberinto, y, aunque la encuentre, saldrá sin haberlo entendido.”.

Donde el laberinto puede ser la vida, el minotauro el pesonaje y aquí estoy yo, corriendo para no ser devorado por algo, que yo mismo inventé. Cosas de la vida, pero la ciencia siempre nos ayuda a desmontar al minotauro de diversas formas, si bien solo nosotros podemos matar a nuestro personaje, mostrando la esencia.

 

Anuncios

2 comentarios en “Lexatin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s