Lo artificial

Lo artificial es olvidarme de lo que quiero, es sentir que debo estar en otro lado, cuando no es verdad, es alejarme del mar, es sentir que estoy fallando a mí y a los demás. Lo natural es saberse que nada importa, pero nos olvidamos de lo natural, para adentrarnos en crear estructuras que no son nuestras, para así empezar la prostitución, porque prostituirse no es tener sexo por dinero, es olvidarnos de nosotros para vendernos por la aprobación ajena.

Hoy me vino ya la alergia, cambio climático… El otoño es primavera. Ahora me dejo llevar por los efluvios de la ebastina, que se supone que no da sueño, pero a mí me atonta. Es como si pesara mucho más… Y ahora estoy  aquí esperando a salir para tomar un café en un sitio que no me apetece,  obligaciones familiares. Me apetece estar en casa tranquilo, no salir a un sitio barato abarrotado de gente. Porque no me gustan los agobios, me  gusta la complicidad de la soledad.

Ayer me dijeron que me veían estupendo, no físicamente, mentalmente, como si la nube que sobre mí se cierne, hubiese dado tregua, como si el tornado me hubiese llevado de nuevo a Oz, pero miro el suelo y no tengo los zapatos para volver, pero siempre se puede regresar, por hechizos que no podemos controlar. Porque la brujería existe y se llama, satisfacer a los demás.

Anuncios

Tributo.

Hoy me desperté algo tarde, las 9 de la mañana, anoche me acosté tarde, había atasco para llegar a Málaga, menos mal que vuelvo en AVE. Me desesperan esos atascos, porque al final la carretera es el transporte de las clases medias y bajas. Los ricos pueden ir en avión o AVE y las infraestructuras pienso que cada vez son peores, pero los ricos no tienen estos problemas.

Todo este país se erige sobre impuestos, que pagamos muchos, menos las empresas como Google o Apple que buscan formas de pagar poco, lo triste es que el gobierno los deja pasar y a nosotros nos cruje. Y luego veo anuncios de Mapfre para vender planes de pensiones porque cada vez nos trasmiten más “paga para tu jubilación” ¿entonces para qué pago impuestos? Tengo sanidad privada, por vivir en Madrid pero seguir empadronado en Málaga, no me garantizan pensión  y se quedan con un 33% de  mi sueldo. ¿no es esto un robo? Si al menos el AVE fuese asequible, o la Sanidad estuviese garantizada…

Me hago viejo, aunque creo que siempre lo fui y quizás por eso estas cosas me importan, no creo que de la desigualdad que se promueve, esta ley de la jungla donde “los fuertes (ricos) sobreviven y los débiles (pobres) mueren”. Porque de la oscuridad no puede surgir luz.

Además el precio que pago por trabajar, es mucho, es insatisfacción, falta de disfrute, pobreza intelectual y artística, todo para comprar cosas que en muchos casos no necesito. De eso iba un libro que se llama “Dios vuelve en una Harley” me impactó mucho cuando lo leí… Ahora imagino que la que lo escribió será una alcohólica que se rie de nosotros, como muchos de los autores de autoayuda. Y hay algunos que me gustan, que me parecen honestos como pueda ser Jorge Lomar o incluso María José Cabanillas.

Por qué si los libros de autoayuda funcionasen, no serían necesarios 100 todos los años, solo unos pocos, pero no sirven y tampoco interesa, para mantener esta industria como viene a ser la de los herbolarios y lo natural, todo pasa por el negocio y el negocio resta humanidad, quita el amor a lo que lo toca.

Mis momentos más bonitos este año han sido bañarme desnudo en el mar por la noche, dormir haciendo la cucharita con J, las risas sobre una jamón con ruedas… todos han sido gratis, lo único que he necesitado ha sido estar abierto a la experiencia o estar en buena compañia. Pensamos que necesitamos dinero y hasta un pequeño punto es cierto, pero es el cariño lo que nos mueve, es tener cerca a quien queremos y reirnos o llorar en compañia. En el fondo no importa si es AVE o bus, porque 6 horas en bus con alguien a quien quieres es estar con quien quieres y 3 horas en el AVE solo, es estar solo. El dinero es una cárcel necesaria, pero una cárcel al fin y al cabo.

 

Malas noticias

Ayer empezó mal el día, el miércoles me olvidé la mochila en el gimnasio, así que tuve que ir con una bolsa de plástico con la toalla y la ropa de hacer ejercicio que después dejaría en la taquilla que alquilé el lunes. Después de todo no era un drama, era la pequeña bolita de nieve que dejamos caer inocentemente en la montaña y que puede terminar provocando unos daños superiores.

Posteriormente cogí el metro, cercanías y este se  quedó parado en Nuevos Ministerios, estuvimos como 5 minutos, me bajé para ir a coger otro que me llevará a Chamartin, otros 5 minutos, cuando llegué ya había pasado el último bus que nos recogía y nos llevaba al parque empresarial, así que tuve que andar y coger un bus público, que también tardó en arrancar, le costaba. Llegué a trabajar con retraso.

Ya por la tarde más de lo mismo dos horas entre que salí del trabajo, me llegué a un herbolario por unas pastillas y a  casa de mi vecina, la cual había tenido otro episodio de acoso laboral. Para terminar conque a J puede que se le acabe el contrato en breve.

Hay días que se tornan grises, oscuros, con niebla, donde no me pasa nada especialmente malo, pero es la impotencia de no poder cambiar nada de lo que hay alrededor lo que me afecta,  mi insignificancia. La meditación me viene bien, porque me centra me devuelve a un estado de todo es mente.

Mis emociones deben ser como las zanahorias o las patatas, lo más importante, queda escondido, solo tengo acceso a la superficie. Y ahí estoy, necesito hacer un estofado, donde meter las zanahorias y las patatas, devorarlas, sabareándolas, para luego al fin asimilar la parte necesaria, la lección y expulsar el resto. Dicen que cuando estamos preparados, aparece el maestro, Maestro, aquí estoy.

 

Tomar decisiones.

Leo en el Mundo, 5 trampas a la hora de tomar decisiones, autoayuda de la más barata que he leído, sobre todo porque intentan darle un enfoque práctico, nada científico y no es que yo esté a favor de que la ciencia deba regir nuestra vida, pero en este caso ni tan siquiera invocan a la fe. Está patrocinado por una marca de Whiskey, que es la bebida que más asco me da desde que me emborraché una vez con ella, cuando la recuerdo  mi cuerpo se contrae, su olor me da arcadas. Quizás la noticia por el patrocinio también.

La noticia dice que nos fiemos de la intuición, como si la intuición fuese una moneda que llevamos el bolsillo y que podemos sacar en cualquier momento. Yo como el personaje que vi en Batman en dibujos animados, no sé si en alguna de las pelis aparece, debería tomar las decisiones o con monedas o con cartas del tarot. Así sería mucho más rápido, porque pensamos que dominamos las consecuencias hasta que nos damos cuenta de que quizás todo esté predeterminado o bien estamos regidos por el caos, pero la conclusión es la misma: no podemos hacer nada por controlar nuestro futuro y por tanto, las decisiones que tomamos son irrelevantes.

En mi sicoterapeuta aparte de discutir sobre mi trabajo, ella quería que las ideas que había tenido las llevase a cabo, la desidia y también la experiencia me dice, ¿para qué? si sé como va a acabar, trabajando mucho para que no se haga nada. La esperanza es una gran virtud, pero es inocente, piensa que los resultados pueden ser distintos cuando hacemos las mismas cosas. Hacer lo mismo en mi caso es  debido en gran parte a que las circusntancias que me son ajenas me obligan a nás de lo mismo.

Ayer iba por Goya y vi a Cospedal, me trasmitió el mal, no es una crítica es lo que me trasmitió, la maldad estaba ahí, fría como un tempano,  tirana, bien vestida, el diablo se viste de Prada. Despierta mi parte oscura, la que clama venganza, la que pide justicia que viene a ser la misma.  Porque son los seres como ella los que piensan que existen clases de seres humanos, y no es verdad, todo ser humano es digno y cuando le quitamos la dignidad, lo convertimos en los monstruos que a veces vemos en la televisión. El amor cura, la locura cura, el “intelectualismo” basado en derechos que da el dinero destruye, aquí si despierta mi intuición, esto es el mal y debes luchar contra él y no sé como. Lo peor es que también llama a mi parte mala, a la chunga… y si unes fuego por un lado y fuego por otro, no tienes paz, tienes un gran incendio.

 

 

Aburrido.

Todo pasa a ser aburrido, el trabajo como vengo diciendo mucho, las ofertas las echo y es como estar viendo una peli y pensar que los protagonistas acabarán en mi salón.  Hay diversos problemas críticos en la vida, uno ellos es cuando perdemos el control de lo que nos pasa, quizás esto sea cuestion egoica, ¿para qué intentar controlar algo que es tan aleatorio? Pero a mi me cansa, porque terminan la sucesión de días, y no ha pasado nada.

LLevo dos días meditado, lo cual es algo que siempre es positivo, darme cuenta que todo es mente, percepción y por tanto falso. Lo cual es sano y está científicamente comprobado, lo que pasa con esto es que tengo que pagar facturas y sé que los “tengo que” son los enemigos de la felicidad puesto que no existe tal obligación, y para pagar dichas facturas hay que trabajar.

Por lo que al final todo sigue igual, he echado en las últimas dos semanas como 20 ofertas y no he recibido ninguna llamada, los optimistas dirán que a la 21, pero es que al final, también hay algo que debo aprender de esta situación y es que mi perfil ahora mismo no gusta´, no sirve o hay una amigo que lo hace peor pero como es amigo, la amistad en España es un gran conocimiento. Sobre las dos primeras puedo trabajar pero sobre la última, soy completamente impotente.

Así que me enfrento otro día más a una situación aburrida, hoy iré a mi sicoterapeuta, le diré algo nuevo, quiero dejar de llevar esta vida tan aburrida, porque de seguir así, la depresión, esa enfermedad, que incluso debo llevar genéticamente predispuesta, puede surgir en mi y acabar sumergiéndome en el Manzanares con piedras en los bolsillos, lo cual será cómico, porque es poco profundo y hay ratas, acabar con mordidas de roedores y piedras en los bolsillos en el hostipal de la Paz, no evocará a Las Horas, sino a una peli de Torrente. El glamour de la locura, tiene un precio y se paga con soledad y desprecio como diría Fangoria. Bienvenidos a más de lo mismo.

Por qué todo tiene que ser fuego

Hoy es sábado, ayer compré a Mcnamara, un flamenco rosa con luces. Ahora suena Sia, Chandelier, esas canciones que tras ver el vídeo, nada permanece igual, un éxito que nunca más se puede alcanzar, porque a cuando se sube al Everest no queda nada más.

Subir, arder, son sinónimos, porque cuando decidimos escalar, también decidimos arder, porque el éxito consume tanto como el fracaso, la trampa es la misma, en una caso es subir, en la otra la obligatoriedad de mantenerse. La aceptación libera, la mediocridad, el aceptarla, también. La equidistancia emocional entre lo bueno y lo malo, no es lo normal, es darse cuenta de que ninguna existen más allá de un juicio mental, la iluminación no es subir, no es un estado superior, es el estado natural de todo ser humano, pero elegimos pensar que el éxito dura más, como si un agujero negro tuviese fondo, como si la ambición humana tuviese fin.

Un niño piensa que todo es posible, la realidad nos demuestra que no es cierto, que no podemos volar, sin utilizar un avión. La memoria me juega malas pesadas, no sé que quería ser, solo que en la EGB quería ser electricista, pero decidieron por mí otro camino, un chaval de 14 años, no sabe que hacer con su vida, por mucho que la industria de la autoayuda nos diga que somos responsables en todo momento, a una edad adulta tal vez.

Mi vida hubiese sido tan distinta, puede que la crisis me hubiese destruido, puede que ahora estuviese en un piso de VPO tranquilo lejos de unas expectativas imposibles de cumplir, también porque a veces dudo que sean mías.

Volver al principio

Al principio eramos nada, eramos una posibilidad, un espermatozoide entre millones y un óvulo, todo surgió de la casualidad, todo habría sido distinto con otro o tal vez no tanto, salvo que el sexo hubiese sido diferente.

Todo lo tenemos sesgado por lo que fue, la búsqueda por intentar comprender lo que pasa es siempre teniendo en cuenta la historia pero ¿y si eso fue aleatorio?¿ Cuál es el sentido de tener costumbres, manías, comportamientos que se deben al azar? La vida es teoría del caos, pequeñas variaciones, producirán resultados impredecibles.

Hoy me toca ir a Alicante, podría ser otra ciudad, pero iré allí, compraré lotería si me da tiempo y si me toca, será otra vez lo aletaorio, no lo predeterminado. Pero sigo encerrado en mis creencias, estas ideas fijas, que no me llevan a donde quiero porque tampoco sé lo qué es.

Ayer miraba al bebé de mi vecina, que me despertó llorando anteayer, me recibió con una sonrisa abierta, amplia, preciosa, unos ojos grandes, que demuestran las infinitas posibilidades que tienen por delante. Quizás me gusten los niños por eso, porque muestran que todo es posible y la edad nos lleva a pensar que todo son limitaciones. Todos llevamos un niño dentro que debemos rescatar si preetendemos ser felices, porque fue en la infancia donde instauramos que todo debía ser de una manera, en lugar de que nos enseñarán lo  importante, que no importa lo que los demás piensen, que la vida seguirá su curso hagamos lo que hagamos y que la única responsabilidad que tenemos, es ser felices y que esto se consigue yendo desnudo de creencias limitantes, de correciones morales y de conclusiones del tipo que para ser feliz hay que tener dinero o una carrera profesional, como si la felicidad la encontrarás en un supermercado.