Pienso luego no existo.

Pensar esta sobrevalorado, como decía Wilde es una enfermedad y te puedes morir de eso como de cualquier otra cosa. Meterse en pensar, como si el pensamiento fuese algo mágico, capaz de cambiar la realidad y tal vez es así, porque miramos y cambiamos en función de nuestros estados internos, pero los estados externos también nos influyen. Soy de los que piensan que si una mujer (y también los hombres, pero estos no tenemos instinto maternal, lo cual no es una excusa, para mí es un defecto, puesto que el instinto maternal no es más que la capacidad de amar de forma incondicional  más instintiva) mira mal o  ni mira a un bebé es una mala persona.

Se que alguna feminista se arañaría diciendo que hombres y mujeres son iguales, cuando no lo somos, físicamente hay diferencias obvias y mentalmente creo que también, sobre todo en aquellas que son madres, puesto que el amor, lo cambia todo. El amor debe ser construido en la mayor parte de las ocasiones, pero una madre, sin ver a su hijo, que nacerá en unos meses, ya lo quiere. Es una de las maravillas que solo una mujer puede sentir.

De todas formas, yo siendo gay cumplo el estereotipo de fijación con mi madre, así que quizás es que piense que las mujeres son mejores que los hombres, lo cual creo que también es un error, todos somos mitad hijos de Dios mitad hijos del diablo.

La mente es un cosa fabulosa, domina al cuerpo, lo somatiza y creo que se desconoce casi todo de ella, cuando leo estudios científicos me pierdo, porque sigo sin saber, ¿ qué es un pensamiento? si es material, una solución química, si no es nada pero y si es nada, ¿cómo lo veo con los ojos de mi mente? Pensar, me está volviendo loco.

Y ayer soñaba con seis meses sabáticos en algún sitio, con tranquilidad y pensando que la vida también puede ser estar parado mirando por la ventana y poniendo la tele, dejar de soñar para vivir, dejar de pensar para existir, sentir la taza caliente al levantarme, el frío invernal tras la ventana, mirar la gota que recorre el cristal, ser esa gota, ser todas las gotas de lluvia que caen sobre el suelo, recorrerlo, y limpiarlo, ser el aire que se pasea entre las hojas, entre los troncos, el que respiran los amantes que a hurtadillas ponen los cuernos, el de los ancianos en la cama ahora despiertos que se miran con devoción, el aire que recorre la lengua del perro tras una carrera, ser las nubes en el cielo jugando a crear cuales focos zonas iluminadas manteniendo otras oscuras con la luz del sol, en fin, sentir que soy, en lugar de pensar que soy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s