Noviembre

Hoy te despido Noviembre, anoche encendí una vela, no sé que decirte, porque eres un mes extraño, la antesala de las navidades, del fin de este 2016. que fue un bonito número. Entonces entrará 2017 glorioso como todos los principios de año, llenos de sueños, proyectos e ideas, la mayor parte abandonadas en el período de año nuevo a reyes.

Este año para los reyes pediré un nuevo trabajo o que me despidan del mío,  me pagan bien, para lo que hay en el mercado, pero las cárceles más peligrosas son estas, las que me drenan la energía, me la absorben como un parásito.

Todavía tengo ganas de llorar, es curioso como el amor duele, desde mi curso de sicoterapia, soy un fiel defensor de él, porque es el único capaz de cambiarlo todo, es el caleidoscopio capaz de convertir los momentos malos, en un mandala geométrico triste, pero bonito. La tristeza no es una enemiga, cuando respetada, siempre que la angustia, que representaría será el grito de Munch, no se una, porque sería como conducir ebrio, donde alcohol es la angustia. En este caso yo soy alcohólico en rehabilitación.

El tener un carácter como el mío, tiene una ventaja que acabo de descubrir ahora mismo, el querer abandonarlo, mis personajes, están aquí, no me hablan, no hace falta, mi mente parlotea continuamente con cosas que podría hacer y que no hago. Lo que viene a pasar es que cuando las hago el resultado en muchos casos no es lo esperado y me meto en esta maravillosa espiral de frustración,. similar a cuando lo imaginaba. Salvo mis centros de cactus que me quedaron preciosos. Por eso son importantes las pasiones, descubrir que se nos da bien y trabajar en ello, porque así los resultados serán buenos, bellos, quizás mi futuro sean los centros de cactus.

Por lo demás ayer fue un día triste y gris, dos reuniones, una de las cuales fue algo surrealista, alguien poniéndome a prueba, como si realmente su prueba me importara, hasta mi ego en determinados momentos se angustió por el aburrimiento inimaginable de la situación. Ponte por encima si quieres,  pero si me vas a follar, hazlo bien y este punto no es que me vaya demasiado… Teorizadores como yo, que se leen un libro y creen que dominan la materia,  como si leerse El Secreto que convirtiera en doctor de física cuántica, eso tampoco quita la inteligencia de mis interlocutores, que podrían y probablemente así sean, inteligentes, pero también es verdad que ya poco me importa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s