Frío.

Hoy estoy en Logroño hace frío, el cielo está gris, pero no un gris de los que amenazan lluvia, un gris inútil que no aporta nada más que oscuridad. Hoy hablé con J de como otra vez una persona que conocí y de la que fui intimo amigo en el instituto ha vuelto tras 15 años a enviarme mensajes en plan, quiero ser tu amigo. Y la verdad es que no me apetece.

La gente se empeña en pensar que la amistad es como un diamante, que es dura y eterna, pero para mí es como el vino, puede mejorar con los años, también puede avinagrarse si no se conserva en las condiciones adecuadas. Ahora ya es vinagre, con suerte sirve para desinfectar el baño o aderezar una ensalada, pero no va a ser nada especial, no acompañará veladas pensando en el futuro ideal, ni rememorar pasados que remover solo provocarán nostalgia.

Es curioso como alguien decide casarse, apuntarse a un coro y pasar de todo el mundo, actuar con ese egoísmo y luego pensar que puede regresar, como si regresar a una amistad fuese posible, como si el olvido, se pudiera llenar de recuerdos, ¿qué paradójico no? .

No soy una reina fría en un bosque finés, más al contrario, soy una pobre cebra en la sabana, viviendo atemorizado por ser devorado por un león. Pero el tiempo se lo quiero dedicar a los que siempre están ahí, a los que me apetece ver. Aún así no sé por qué me siento mal ante esta situación, es como miedo a decir que no, a ser rechazado, a que piensen mal de mí, aunque no respondí a su whatsapp y pensará lo mismo. El silencio, aunque a mucho no nos guste, también es una respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s