Trascendencia

Hoy ya es casi fin de año, una semana que empieza en martes, con todo puesto en el viernes, pero hoy si todo va bien, diré que me voy en mi empresa. El año empezará en la misma, pero Enero lo terminaré en otro sitio.

Mi carácter nervioso, ayer hizo que me tomara un lexatin para poder dormir, funcionó, es maravilloso poder conciliar el sueño a pesar de mi mente, parece que la resiliencia no es una de mis estrellas particulares.

Ayer sí estaba muy nervioso, no sabía que hacer para mantenerme ocupado, por la mañana con dos amigas tomé café. Y estaba tan a gusto, era sentirse en casa. Sé que quiero volver a Málaga y que quiero estar con J. Sé que estas son ahora mismo las cosas más importantes, Málaga con lo que representa, J y lo que es.

Una de ellas, que triunfará profesionalmente y puede que en breve esté o en Londres o Quebec, le han detectado un carcinoma, me pareció brutal que un simple punto en la cara, vayas a un dermatólogo por otra cosa y lo vea, como un el halcón es capaz de visualizar su presa. Esto será nada, se extirpa y ya, pero solo la palabra maldita, nos hace acojonarnos.

Sin embargo, mi otra amiga, está embarazada de mellizos, no lo quiere decir mucho, porque no ha pasado el tercer mes, pero todo va a salir bien y su sueño tras varios intentos de fecundación se va a cumplir, ella para mí es un ejemplo, dejó el marketing y no sabía a que dedicarse, hasta ahora, que sabe que quiere ser sicoterapeuta y ayudar a los demás.

Entonces lo verbalicé, dije que a mi también me gustaría ayudar a los demás, en este caso a los niños y adolescentes, a aquellos que sufren acoso, porque es un tema que me llega, me pongo a llorar cuando veo noticias, como que a un niño de 9 años  lo machacan sus compañeros por maquillarse de princesa, con  esta carta:

“Os voy a explicar lo que me molesta y me enfada. Que os burléis, que digáis cosas feas, que uséis palabras bonitas como insulto, que escribáis cosas feas de mí y sobre todo que os riais de mí. Todas estas cosas me hacen sentir mal, triste, enfadado y solo. Siento que no tengo amigos, ni amigas y no me gusta. Querría ser amigo vuestro y que me tratéis bien. Me ayudaría a sentirme mejor”

¿Cómo hemos podido llegar a este extremo? Un simple niño de 9 años, porque en un momento decidió salirse de un papel, como en una obra de teatro. Entonces mi alma se parte, mi nudo en el estomago se crea, y se me saltan las lágrimas automáticamente. El mal y sus formas.

La sensibilidad es machacada, el derecho a ser lo que uno quiere ser mancillado, y ganan los verdugos, la víctima ha de irse del colegio. Solo una sociedad enferma permitiría esto, y nosotros como sociedad lo permitimos.

No sé como podría ayudar a estos niños, no lo sé, pero me gustaría. Porque solo, con ayudar a uno, mi vida tendría más sentido, sé que algo sería distinto, ese sentido de trascendencia en la pirámide de Maslow, sería, creo que por primera vez visitado.

Y quizás, el dejar de estar mirando hacia dentro, donde en la mayor parte del tiempo veo tinieblas, sea capaz de ver luz, de ver que solo cuando queremos a los demás, cuando los respetamos, también nos queremos a nosotros mismos y nos respetamos a nosotros mismos, ir a la inversa,   dar aunque no se tenga, para recibir, quizás las emociones, no sigan las leyes económicas, quizás no haya que tener o creer que no se tiene, para dar. Quizás se pueda acariciar a alguien un domingo al despertar, una mañana de invierno, y dar un beso en la nuca, aunque no nos queremos a nosotros mismos, y que ese beso sea verdad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s