2016

Querido 2016,

Hoy es prácticamente el último día del año, ya todo está practicamente hecho, saldré antes de trabajar, llegaré a casa y cogeré el AVE a Málaga. Donde ya me espera una amiga para irme a cenar.

Has sido un gran año, he avanzado bastante, recordaré que en 2016 me quité la ortodoncia, volví a sonreir sin miedo,  viaje a San Francisco, Londres, Repúblicas Bálticas y por España. He estado mucho tiempo con J, mi caballito, el cual fue un regalo de 2015, pero que tú 2016 has preservado incluso aumentado mi cariño, mi amor, hacia él.  El momento culmen fue en su pueblo, una noche que no podía dormir, me entró ansiedad, entonces me amolde a su cuerpo, lo abracé, sentí su cálida espalda sobre mi pecho, mis manos, acariciaban su barriguita, su calor, disolvía lentamente, como el sol lo hace la niebla, lo que sentía, ese miedo a mi trabajo, que ahora se acaba. Volví a dormirme, entonces, sabes que el amor, era eso. Porque donde hay amor, el miedo, ni se asoma.

Los princiaples contras han sido, que económicamente no he ahorrado nada y sobre todo la depresión de mi madre, esto fue el mayor shock que he sufrido. Pero dentro de ese shock, abracé a mi madre y la dije que la quería mucho, ese momento, fue épico. Todos mis personajes, se rindieron, lo que brotaba, no era por mí conocido, era el fin de una época y el comienzo de otra. El manifestar algo, el soltarlo y dejar de ser preso de ello.

A nivel de salud, salvo esto de despertarme a las 5 de la mañana, no he tenido grandes problemas.

En lo sicológico, no sé si he avanzado mucho, sí algo, me he vuelto más directo, me atrevo a pedir a veces lo que me gusta, como por ejemplo el sueldo del trabajo que empiezo en Enero, o mandar emails, sin dar muchas vueltas a clientes como Inditex o escuelas de negocio. También ha habido algo de más fuerza, menos miedo en algunos momentos, si bien, mis personajes, que ahora ya tienen algunos nombre, han sido desenmascarados, ahora me tocará sentarme con ellos, para pedir una tregua lo más definitiva posible.

Donde más he flaqueado ha sido en la amistad, he conocido a poca gente, he quedado mucho menos, he socializado más bien poco. No he conocido a nadie salvo quizas a M.E que la he conocido algo mejor, pero tiene novio, así que no quedamos todo lo que me gustaría. También aquí el que los fines de semana sean para J la mayor parte de ellos, es normal que me limite mi tiempo.

También, al final, como en las películas, el desenlace del trabajo hace que entone 2017 de otra manera, con miedos y con esperanzas, con dejar atrás, esa facturación que no me gustaba, esos procesos de búsqueda que no podía ejecutar por limitaciones de financiero, el depender de un equipo de internacional, al que nada le importas….

En cualquier caso, has sido un gran año, porque me has dado lo máximo que puede un año dar, amor. Pensamos que la riqueza la da el dinero, pero no es tan sencillo, el dinero es una medio para facilitarnos la vida, pero es el amor, el que dictará la dicha de nuestra vida. Lo material, al fin y al cabo, salvo para unos cuantos iluminados, solo genera miedo a perderlo, ya sea un estatus, una casa, o incluso que nos arañen el coche que nos acabamos de comprar. Pobres somos aquellos para los cuales la felicidad depende de algo que podamos perder. Gracias, 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s