Dispersión

Ayer estuve en sicoterapia, fue útil por dos motivos me di cuenta de mi dispersión y de mi impulsividad, siempre había visto esto último algo positivo, como eso que me sacaba del aburrimiento.

Pero luego allí empecé a pensar que acaba de comprarme media docena de huevos ecológicos porque pasé por la tienda, antes de ayer compre otra media docena de ecológicos y otra media de camperos en el Supersol y estos últimos por no pensarlo, eran 60 céntimos más caros.

O como iba paseándome por la calle antes de Navidad y me ponía comprar lotería de Navidad en función de una idea alocada que se me ocurría en función de la matrícula de los coches que pasaban por delante. Conclusión entre la lotería de Navidad y el niño, he tirado 200 euros, es decir el precio de un abrigo y que encima podría hasta no ser de Zara ahora que se acercan las segundas rebajas.

Luego ya hablé de este tema con J, que ahora me sale más que J como yo lo llamo: caballito, llevo mucho tiempo sin verlo y este fin de semana, solo quiero apretarlo mucho y fuerte, para que nos se me escape.  J me dijo que hay que dejarse llevar alguna vez por los impulsos, sé que intenta ayudarme y que es muy diferente a mí, casi todo en mi vida es por impulso, como dijo I voy saltando de una cosa a otra sin terminar ninguna, que no soy creativo, sino imaginativo, creativo viene de CREAR y claro las ideas en mi cabeza no crean nada más allá de falsas expectativas y frustración. Y que si soy creativo lo soy en todos los ámbitos, no en uno en concreto, que mi creatividad debería cubrir todo lo que hago. Vamos, lo que hago siempre buscar la situación perfecta y las condiciones perfectas, para hacer algo “perfecto”.

Así que salí ayer con un horario, que cumplir. Ayer con lista de tareas que me plantee  si avancé bastante, pues pregunté en mi trabajo la cuestión que tenía pendiente o incluso llamé al seguro médico y hoy volveré a llamar a otro. Hay que entrar un poco en la disciplina y en el ser enfocado.  En cualquier caso, esta semana, y esto suena a excusa, ya esté más o menos lista, pero este fin de semanas doy clases y tengo a J en casa.

Y ahora noto la resistencia en mi estómago a seguir un horario, a la disciplina, como un peso en mi espalda, con incomodidad, como si los personajes que llevo se revelaran contra eso, ¿qué soy yo sin mis impulsos?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s