Agua caliente

Hoy tuve que fregar los platos con agua fria a las 5.50 de la mañana, es verdad que no soy consicente de las comodidades hasta que las pierdo, así como mi casa parece una leonera y hoy cuando venga la muchacha de la limpieza será un sitio agradable de nuevo. Ir a un supermercado y comprar lo que necesito, ¿no debería estar agradecido por esto?

Este es el año en el que empiezo la 40, me iré de viaje lo que no estoy seguro es de donde, si un sitio que me guste, Mallorca  o un sitio nuevo, París, Menorca o Islas griegas. Solo el pensar en poder viajar, y que puedo hacerlo debería ser un motivo para estar agradecido. Lo que me amarga la vida es mi fijación en lo que no tengo, en lo que falta, como si fuese capaz de llenar todos los huecos del universo para encontrar la perfección en lo que a mí se refiere, pero en los demás, basta con una pincelada, para decir lo quiero o es maravilloso.

Hoy iré a la sicoterapeuta, la última vez discutimos, sobre lo que ella consideraba que era mi trabajo, por primera vez que recuerde, me hizo saltar la ira, por una cosa que no soporto, que se hable de un tema sin tener ni idea, del cual yo sé bastante, la ignorancia me pone nervioso, si bien dada la mayor toma de conciencia sobre mi mismo, también empiezo a darme cuenta de mi comportamiento, más inconsciente, como cuando me hago el interesado en cosas que me importan un mojón, que suelen ser la mayor parte de las conversaciones que mantengo, o no digo que no sé sobre algo y mantengo una charla, como si realmente supiese de lo que estoy hablando.

Esta parte me produce interés,  porque realmente, me quedaría mudo la mayor parte del día si solo hablase de lo que me gusta,  ¿por qué casi nada me interesa? Ahora pienso, que cosas me apasionan, me ha dado por los cactus, aquí también hay pragmatismo, el resto de plantas con mi casa que es el polo norte no aguantan, algún cactus se me ha muerto, lo cual ya es colmo de mis dotes jardineras… y la verdad es que en lo único que soy constante es en el gimnasio.

Ayer me lo pasé bien pensando, analizando la estructura de un sitio web, pensé, esto tiene valor, creo que mi parte analítica es la parte más sana que tengo, al final, es la que hizo que terminase mi carrera, o que se me considere bueno en mi trabajo. Desarrollar un hábito y ser constante, creo que es lo que me vendría bien, no puedo aprender inglés en un día o tener un cuerpo 10 en un día, o éxito en un día, es otra de mis creencias absurdas, la magia transformadora, pasar un día de 0 a 100, como si salvo excepciones, porque la magia de existir son excepciones, ese hechizo que me hiciera acostarme un día siendo un 4, y me levantase siendo David.

Anuncios

Tiempo

LLevaba mucho tiempo sin escribir y la verdad tampoco entiendo esto, he perdido la costumbre,y por las mañanas me ponía a ver una serie. Es verdad que necesito clases de inglés para mi nuevo trabajo, pero es la falta de tiempo lo que condiciona mi vida, es curioso que me falte algo que del que todos disponemos del mismo, 24 horas al día.

Dada la limitación del tiempo, está claro que la mejor opción es hacer lo que quiero y creo que la semana que viene hago los 6 años en Madrid, si bien los ciclos suelen ser de 7 años, supongo que en 2018 ya me tocaría moverme de aquí y esto es algo que me gustaría. Lo que me encantaría es Málaga, desde luego, pero cualquier otro sitio más barato y menos contaminado podría estar bien.  Este fin de semana, me he gastado en comer fuera más de 100 euros y la verdad es que no me gusta, porque es algo que no valoro. Si bien he socializado, este era uno de los objetivos de este año, el sábado cené con 4 amigos y J, el sábado echamos prácticamente el día con dos amigos de J y el domingo tomamos unas cañas con una amiga y vecina. Para bien, tomé ayer un café por la tarde con Momo.

Lo más destacado es sin duda, la comida del sábado y el café con Momo. El sábado estaba hecho polv0, además del trabajo de toda la semana, di clases el viernes tarde y también  el ´sabado por la  mañana, así que de ahí a dar la clase, estaba agotado cuando llegué y más aún cuando termine, la amiga de J, no para de hablar, pero su conversación me aburre, porque todo gira en torno a ella y sus gustos  hay dos tipos de gustos el suyo y el malo,  que por otro lado tiene asociado a lo caro, aunque es cierto que en muchos casos suelen ir de la mano, no es algo que siempre sea así, por ejemplo, en literatura los mejores libros son los de los autores clásicos, que además son los más baratos.También es muy dada a otra dicotomía, sus acciones y las que no importan, es un rey Sol, de buen corazón pero perdida en la inconsciencia de tener que ser especial para ser querida, esto me resuena mucho, porque he sido y todavía soy en gran parte así.

Para mí es agotador, porque  el esnobismo me encanta, pero un esnobismo drag y cutre, como cuando me río con mi amiga N y ella dice de forma afectada, que ya que ha triunfado, porque es panchita, pero se ha casado con un español y va a tener un piso en propiedad, y nos reimos, o yo hago comentarios del tipo, no sé como los dosmileuristas llegan a final de mes, que yo no llego y nos echamos unas risas, porque la economía no nos da para ser nobles y ya no estoy interesado en pretender sino en ser.

Por eso mi conversación con Momo me encantó, porque ella tiene el don de escuchar, por eso la llamo Momo y cuando te escucha plenamente, con sus grandes ojos, siempre abiertos y esa sonrisa infinita, me hace sentir bien. Ella no sabe que quiere hacer con su vida, sé que el don que tiene, es maravilloso y que es la única persona que conozco con dicho regalo, que debe explotarlo, pues será una explosión que como las estrellas, darán mucha luz y es complicado vivir de hacer feliz a alguien. Yo a ella la veo en una ONG ayudando a niños, a mujeres o inmigrantes, porque la bondad anida en ella, es de esas personas raras y que compensan a gente más chunga.

 

Cambiar para que todo siga igual

Ya llevo 3 días en mi nuevo trabajo, hay diferencias importantes con el anterior, pero la carga de trabajo es muy pequeña, supongo que posteriormente aumentará.No lo sé, y esto cada vez me importa menos.

Porque si en 2017 será mi año profesionalmente hablando, 2018 será el año en el que haré lo que quiero hacer, y esto es o vivir con J y/o vivir en Málaga. Ayer al acostarme pensaba en cajeros del Mercadona, que si los dos fuésemos cajeros de supermercado, llegaríamos a casa y veríamos la tele abrazados. ¿La sencillez me haría feliz? No lo sé, el barroquismo, no lo ha hecho. Y lo que me hace feliz cuando voy a Málaga es el mar, y cuando estoy con J es su presencia, es estar abrazados en el sofa, o dar un paseo por la calle.

Existe una creencia arraigada en nosotros, que viajar, que tener un casa grande y maravillosa, es lo que nos haría felices, ya a mi edad, sé que todo lo anterior es falso, que es el amor, lo que me va a hacer feliz y supongo que a la mayoría. Las personas más felices que he conocido eran las que ayudaban a los demás y para esto no hace falta dinero. El dinero es importante para pagar facturas, no podemos vivir sin él, sobre todo dado el coste los bienes básicos, luz, agua, alquiler… Y es incoherente porque acabo de mirar la primitiva y los euromillones y no he tenido suerte, como viene siendo costumbre en los juegos de azar, aquí rompo las leyes matemáticas y de la probabilidad, no es normal, que ni el reintegro… Al menos, veo que los premios en el euromillon son extraños solo el primero y el segundo merecen la pena, lo demás, es calderilla. A veces me pregunto, ¿cómo reaccionaria ante una cosa así, si me tocaran 1000 euros? porque estar cerca de un premio millonario y quedarme allí… es como saborear una piruleta que luego no es arrebatada, el conformismo no suele ir conmigo.