Carrera sin fin

MI vida ha sido una carrera sin fin, ayer me entró el estado de nerviosismo típico de cuando he de abandonar Málaga, pero esta vez, fue distinto, más intenso,  porque me percaté de algo, de que mi carrera por conseguir cosas no tiene fin y que ninguna me ha aportado la paz, el éxito o las consecuencias que yo quería

Ha habido elementos que yo pensé catárticos, un salto de dimensión,  de estar en un punto, y aparecer en otro lejos del primero y para siempre distintos, sin poder volver atrás. Estos momentos fueron ,primero cuando empecé en mi anterior trabajo, una multinacional con la que he ido a muchos sitios, Berlin, San Francisco, Londres, Varvosia, Praga, Lisboa…cuando entré pensé que llegaría lejos, que todo sería diferente, al final, solo conseguí aburrimiento y frustración, 5 años con algunas experiencias más bien pocas y el segundo momento fue cuando fui profesor en la escuela de negocios más prestigiosa de España, pensé que nada sería igual, pues bien, eso no pasó, mi estado sigue siendo el mismo aburrimiento y frustración, que es lo que puede estar pasando, quizás que lo que busco está dentro o bien que me estoy equivocando en las elecciones profesionales.

Ayer también se unió a mis pensamientos, J, que sería un momento que me aportaría tranquilidad, aunque ahora su vida profesional manda y es una variable incontrolable, si bien es cierto  que abandonar la búsqueda emocional, me deja con un frente cerrado y me permite ver los otros con más claridad.

Hay elementos en mí que me producen mucho nerviosismo, supongo que el no tener una cantidad de dinero suficiente como para poder saber que sobreviviría en casos de que las cosas vengan mal, pero esto no lo voy a conseguir ahorrando. Aunque ahorrase mil euros al mes tardaría 5 años en hacerlo, y no sé si cuando tuviese 60.000 euros más en el banco, llegaría esa tranquilidad porque podría ser como los elementos anteriores. Elementos de mi carrera sin fin.

Me compré en la Fnac una baraja de cartas de los arquetipos  y me ha salido esta, que curiosamente tiene mucho sentido,  con mi situación actual, más allá de que el trabajo duro, no es algo que especialmente me interese,  me interesa la vida, no el trabajo, donde el este último debería ser algo secundario, un mal menor,  ser un malabarista, sobre una cuerda floja, describe bastante bien como me siento, ir inseguro, con los ojos vendados confiando en que el azar o elementos puntuales, cambiarán todo para siempre, ¿pero no se supone que esto pasa? No se supone que hay días en los que ya nada es igual, porque para elementos como la defunción de un ser querido o de una mascota eso sí ocurre.

20170313_063144

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s