Frescor

Ayer llegué de Málaga a Madrid, pasé de la playa a un calor infernal, la casa era un horno, el calor me agota, no lo encuentro útil. No dormí bien, pero hoy abrí las ventanas y corre algo de aire fresco, al final todo es contraste, valoro el frescor, la corriente que entra por la ventana y mueve las cortinas, porque ayer me sentía asfixiado. Son los contrastes los que delimitan la vida, son las comparaciones las que dan un significado. Los ojos se me bajan, como lo hacen las persianas en una calurosa ciudad al medio día y son solo las 10, tampoco me espera nadie ni hay nada que ver en Netflix como para que aguante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s