Volverse práctico, cuando el eneatipo 4 se va al 1 II

Bueno, el pragamatismo empieza por abandonar el drama, pero ¿cómo abandonamos el drama? o mejor dicho ¿cómo abandono el drama? Esto es una clave que para mi no tiene respuesta, ayer sin más se me salio un bracket, no pasa nada porque el miércoles tengo ya cita, pero… ¡anoche no dormí!.

Es horrible, porque encima saco el látigo y me fustigo, si es una tontería, ¿por qué me pongo así?, abandonar este patrón, no mre resulta fácil entonces recurro al tarot, como forma de llegar al subconsciente (no como método adivinatorio porque no creo que para esto sirva) y me sale el 5 de espadas…

5 espadas tarot waite

Veo una victoria, pero ¿de quién? Parece que se una victoria donde uno humilla al resto, pero el cielo no es claro, es como  una victoria sin más, cuando realmente lo que busco es una victoria definitiva sobre la exageración emocional. Esto es otra de las características del 4, la exaltación emocional, no poder escuchar una canción sin buscar un recuerdo, asociarla a una fantasía, supongo que debe ser bonito escuchar una canción e intentar pillar sus matices, sin añadirle emoción alguna, este territorio me es desconocido, salvo cuando corro en la cinta, llega un momento en que el cansancio, me devuelve la canción tal cual es.  Pero volviendo a la carta, me siento detorrado, esa sonrisa maliciosa, me hace pensar que se ot,ra vez la exaltación,la exageración la que gana, mientras yo me retiro derrotado.

En el libro de Riso lo describen muy bien como hipersensibilidad:

El continuo fantasear, el ensimismamiento y las comparaciones negativas alejan a los Cuatro de las acciones basadas en la realidad y los llevan a una exagerada emotividad y a cambios de humor. En consecuencia, se tornan hipersensibles o susceptibles, tanto que incluso incidentes o comentarios sin importancia provocan en ellos fuertes reacciones emocionales.

Pues lo anterior es justamente lo que paso anoche, pasa algo y esta hipersusceptibilidad me domina, la emoción me desborda, y no encontré la valeriana…

La ventaja de poder escupirlo todo vía palabras al menos hace la carga más ligera, porque siempre que nos damos cuenta somos capaces de liberarnos…

Anuncios

Volverse práctico, cuando el eneatipo 4 se va al 1 I

Mi eneatipo 4, es estupendo, esto de ser uno de los que más sufre, junto que el 5, ¡qué cerquita estamos! nos da una visión fatalista, al mismo tiempo romántica que nos hace difícil alejarnos de la fantasía, que suele ser algo catastrófico, y acercarnos a la realidad, menos excitante, no es catastrófica. Dicho así, todo el mundo podría pensar, ¡pero que locos estáis!, pues creo que en España, dado nuestro carácter, este númerito (es conocido como el país de la envidia) es el más o uno de los más frecuentes.

No soy un 4, es decir, no soy mi máscara, no soy alguien que sale al mundo en plan tragicomedia por placer, porque entre el sufrimiento y el placer, aunque a veces se mezclan, hay grandes diferencias. Quizás ese interés en los extremos, no sea ni el correspondiente a mi eneatipo, si no más bien, a que mi comportamiento es este, ahora si nos ponemos filosóficos ¿soy mi comportamiento? Creo que no, si me doy cuenta de mi comportamiento, es que hay algo que lo ve e incluso modifico mi comportamiento, por lo que no puedo serlo, diría más bien, que el comportamiento es algo mío, pero que puedo modificar.

Si leemos libros como el Walter Riso sobre el 4, hace un buen resumen, en una sola frase.

La envidia se fundamenta en la sensación de que nos falta algo esencial. La envidia lleva a los Cuatro a pensar que otros poseen cualidades de las que ellos carecen. Los Cuatro anhelan lo que les falta y no ven los muchos bienes que hay en sus vidas.

¿Espectacular verdad? Pero, nos integramos en el 1, es decir, cuando nos volvemos prácticos, pero esto para mi es contrapoducente, como dijo Wilde, que según unos sería un 3, otros un 4, otros un 7, a mí que no me importa nada donde esté, porque me parece el mejor escritor de todos los tiempos, “el que llama pala a una pala, debería estar obligado a utilizarla es lo único para lo que sirve”, ¿puede el arte ser práctico? Aquí creo que no, el diseño sí, pero el arte, en mi opinión, debe ser “inútil” y  bello, huir de la funcionalidad porque un dibujo, no sirve para nada, más allá de para verlo, siempre he considerado que el arte debe ser como una peli porno, te pone o no te pone, eso es todo, el diseño, es distinto, como siempre esto es solo mi opinión. Pero claro, movernos en lo inútil, en soñar con tener una casa feng shui, boho chic, sin tan siquiera tener el dinero para pagarla, esto es, frustración, fantasía, lo que nos produce más dolor. Todo esto viene, porque el cuatro sano también es “artístico”, esto lo trataré en otro post….

Si seguimos con el libro de Riso, creo que es más práctico que Claudio Naranjo (a veces pienso que algunos seguidores lo tratan como si fuera Jesucristo venido a la tierra, porque hablan de maestro, no sé si en términos religiosos, o desde la admiración, como siempre, en mi opinión, claro, no es lo que decimos, si no desde donde lo decimos  y para qué lo decimos,  Gestalt,) vemos que la invitación al 4 es:

A olvidar el pasado y renovarte por tus experiencias. Recuerda que tu verdadera naturaleza es perdonar y utilizar todo lo de tu vida para tu crecimiento y renovación.,

Y la pregunta es, ¿cómo perdonamos lo que ni tan siquiera sabemos, o solo con suerte intuimos?

Espejo. Eneatipo 4.

Nunca te reconocí, hasta ayer, es normal, eres igual que yo, un espejo distorsionado, ¿cómo vamos a reconocer el igual si el envoltorio es totalmente diferente? Ayer te vi, con tu envidia, tu maldad extrema en los comentarios, procedentes de un corazón destrozado, desanimado e incapaz de recomponerse, porque piensa, iluso, que no volvería a unirse, que esta vez, sería la definitiva, la muerte, obviando, que el corazón, es el músculo más fuerte, es lo más parecido al Ave Fenix. Pueden destrozárnoslo, pero volverá, y cada vez más glorioso, más bello, más ardiente, solo que hemos de dejar que las cosas sigan su tiempo, a veces, tardará un año, otras meses, otras tal vez una vida.

Te he visto durante más de un año, de forma asidua,  te veía diferente a mi, claro, reconocerse uno, en el odio, en la desesperación por ser amado, es complejo, esa parte donde se une nuestra sombra, lo que somos pero no queremos ver y nuestra máscara, lo que realmente aparentamos y tampoco somos, en medio, de este lío, estoy yo, estás tú.

La envida  es un lodazal en un lúgubre bosque , del que poco se puede hacer para salir, solo reconocerse ahí,  esperar ayuda celestial, esa ayuda que te haga ver, que me haga ver, que , hay algo más auténtico, no sé si más bonito,  hay que mirar al cielo, y ver las estrellas, guiarse por ellas, pero poniéndose en marcha, quedarnos en el lodazal de poco servirá, hay que salir de este bosque, porque la vida en él, carece de belleza. Y nosotros 4, somos adictos a ella, la belleza también puede ser alegre, no decadente, no tiene porque ser elitista, también puede ser vulgar.

Pero retomando el espejo, qué difícil ha sido, tanto como verme ahí, tanto como verme en lo destructivo, en lo viperino, en ser capaz de destrozar la cosa más bonita con un, si tuviera… sería aún más maravilloso, solo con una frase, destrozar lo que se me ponga por delante, pero no siempre es así, anoche bailando con Suecia, me sentí libre, sonreí, lo miraba, le dí un beso, él me correspondió, y sentí la libertad de disfrutar el baile sabiendo que era mejorable, pero sintiendo con mi corazón, que era perfecto, porque era así como debía de ser.

 

Pereza

Hoy es domingo, es un día en el que la pereza está permitida, es creo el más benigno de los pecados capitales, en el eneagrama se corresponde al tipo 9, pero también al ser el menos malo, también es el que más nos encierra, ya que no lo combatimos, como pueda ser la envidia, que con esta en el pecado va la penitencia. 

La pereza puede ser con un aire cálido en un día de calor, se pierde en la multitud de sensaciones y emociones diarias, en mi caso la envidia, es como una piedra en el zapato, a cada paso que das, te recuerda, aquí estoy.  También es cierto, que al final, de forma sibilina, si la pereza se hace con nuestra vida, será una vida gris en la cual estaremos a gusto y sin capacidad de cambio, ya que los que padecen, (y todos la padecemos en algún instante) nos dejamos llevar por esa embriaguez que nos invade, como el efecto de un calmante, volviéndonos amigos de la desidia y olvidándonos de nosotros mismos y nuestros sueños.

Dicen que el 4 empieza a sanarse cuando tiene al uno, cuando empieza a terminar lo que empieza, pero me invade la pereza cada vez más, intento analizar el motivo, pero no lo encuentro,  quizás sea la indiferencia hacia todo, quizás después de este venga un sentimiento positivo para mi, el aburrimiento, porque sólo cuando nos aburrimos de la máscara, podemos quitárnosla,  y empezar a mostrar nuestro verdadero yo, con nuestras penas, alegrías, pero que surgen desde una verdad para nosotros antes desconocida.